Page 17 - Cimbra397

Basic HTML Version

Cimbra
enero-abril 2012 /
pág 17
EL PREDIO REAL DEL INCA
PACHACUTI
E
ste paraje mágico es llamado,
la ciudad perdida de los incas,
cuyo encanto fascina a los
visitantes por ser además el
sitio arqueológico más impor-
tante de América del Sur. Además,
fue designado en 2006 “Hito inter-
nacional de la ingeniería civil” por
los peruanos. En él pueden admirarse
muchas maravillas evidentes de la
arquitectura, metalurgia e industria
textil de la cultura prehispánica para
cualquier tipo de visitante, aunque
para los profesionales de la ingeniería,
son destacables los logros en materia
hidrológica e hidráulica, realizados
por una sociedad que no tuvo nunca
un lenguaje escrito.
Su construcción se inició el año
1450 y su declive culminó al colap-
sar el imperio inca hacia 1540. El
incendio de 1562 le dio la puntilla,
quedando completamente abando-
nado 10 años más tarde. Sorprende
al visitante la escarpada orografía del
terreno con elevadísimas, a veces ver-
ticales, pendientes, con suelos muy
húmedos y resbaladizos sustentados
en una placa de granito blanco muy
resistente, lo que pone de manifiesto
la dificultad de la construcción de la
ciudadela y el riesgo enorme para la
integridad física de los que partici-
paron en ella. Las características del
granito predominante, han permiti-
do conservar hasta hoy la ciudadela,
realizada con mampuestos con juntas
verticales, de perfilado perfecto a pe-
sar de no haber utilizado los canteros
hierro ni acero.
Situada a 1400 km al sur de la
línea del Ecuador, en la vertiente
oriental de los Andes y en la cuenca
del Amazonas, el predio se extien-
de como una alfombra de 40 km² de
superficie en la cúspide de un cerro
a 500 m de pared vertical sobre el
fondo del valle del río Urubamba,
que rodea su perímetro por 3 de sus
4 lados. El cerro está vigilado desde
arriba por dos prominentes cimas,
Macchu Pichu (Pico Viejo en que-
chua), de 2.335 m de altura y Huayna
Picchu (Pico Joven en quechua), de
2.667 m de altura. Al otro lado del río
se alza el imponente cerro Putucusi a
cuya convexa cumbre aún rinden cul-
to los descendientes del Inca. La línea
del cielo está definida por dos picos
andinos de nieves perpetuas: Verónica
(5.850 m) y Salcantay (6.257 m).
La abundancia de fallas provo-
ca una gran fracturación de la roca
madre. La cuña formada por el cruce
de las dos fallas de mayor ángulo,
conforma un bloque estructural de-
primido en el que se ubicó la ciu-
Vista aérea.
Mapa de situación.
Mapa de situación.
La escarpada
orografía
delterreno y los
suelos húmedos
y resbaladizos
supusouna
enorme dificultad
en la construcción
de la ciudadela