Page 50 - Cimbra396

Basic HTML Version

pág 50
/ septiembre-diciembre 2011
Artículos Técnicos
/
Biografía
Cimbra
En 1934, en plena competencia
de las principales naciones por los
grandes transatlánticos, Francia ha-
bía construido la estación marítima
de El Havre, parte de sus cimien-
tos a 10 m de profundidad estaban
sobre una capa de lodos de gran
espesor, otra parte del edificio es-
taba cimentada a 30 m de profun-
didad. Como consecuencia de ello
habían comenzado unos asientos en
las primeras zonas que progresaban
2,5 cm al mes, lo que presagiaba la
ruina del edificio. Ante esta situa-
ción tan desastrosa y con escaso
tiempo para buscar soluciones, los
promotores hicieron una llamada
desesperada a Freyssinet, esperando
el milagro.
FREYSSINET SALVA LA
ESTACIÓN MARÍTIMA DE
EL HAVRE
El éxito que Freyssinet logró al
salvar la estación marítima, hizo
que se interesasen por el pretensa-
do importantes empresarios de la
construcción, uno de ellos, Cam-
penon, le apoyaría decididamente
ofreciéndole retos muy importantes
en obras complicadas, y por otro
lado, le proporcionó un equipo de
profesionales muy brillante.
Poco después realizó en Arge-
lia la conducción de agua mediante
tubería pretensada, con un sistema
que recuerda mucho a los emplea-
dos hoy en día comercialmente y
que en aquel momento era una tec-
nología muy avanzada e ingeniosa.
También en Argelia introdujo el pre-
tensado en las compuertas y puente
de la presa Oued-Fodda y los con-
trafuertes de la de Béni-Badhel.
En 1939 realiza el primer puente
con dovelas prefabricadas, ejecuta-
das en las proximidades del puente
y colocadas y unidas mediante ca-
bles. El puente de Luzancy (foto 8),
es todo un hito en la prefabricación
de puentes pretensados. Para este
Ingeniero la aplicación del preten-
sado podía extenderse a un número
ilimitado de estructuras: presas, pi-
las, cimentaciones, diques, etc.
Es en la prefabricación de ele-
mentos pretensados en taller donde
tuvo un desarrollo espectacular en
piezas más ligeras y realizadas en
series de producción más largas que
las realizadas para obras “in situ”.
En España Freyssinet contaba con
un buen amigo y colega: Francisco
Fernández Conde, padre de José
El éxito que
Freyssinet
logró al salvar
la estación
marítima,
hizo que se
interesasenpor
el pretensado
importantes
empresarios de
la construcción
Foto 7. Limousin et Cie.