Page 36 - Cimbra396

Basic HTML Version

pág 36
/ septiembre-diciembre 2011
Artículos Técnicos
/
Internacional
Cimbra
A principios del siglo XX el río Mersey era una barrera que separaba dos orillas: la ciudad de Liverpool y
la península de Wirral. Por ello, se construyeron varios túneles: el de Mersey Ferroviario (1886), primer
túnel ventilado artificialmente y el de Queensway, el primero de los túneles carreteros bajo el mismo río
Mersey, inaugurado por el rey Jorge V, en 1934 y que durante 24 años fue el túnel subacuático más
largo del mundo. Más tarde, en 1971, se abrió al tráfico el segundo túnel de carretera, el de “Kingsway”.
Recientemente, la Revista Cimbra, ha tenido ocasión de visitar el edificio de ventilación George’s Dock
(el Centro de Control del Túnel está en este edificio), visita que encierra la historia de unas obras de
ingeniería pioneras en su época.
Nuria Yagües
Este túnel une la ciudad de Liverpool y la Península de Wirral
“Queensway”: el primer túnel
de carretera subterráneo
bajo el río Mersey
LOS TRES TÚNELES DEL
MERSEY
E
scuchar la palabra Liverpool
nos conduce, inevitablemen-
te, a recordar la música de
los Beatles o nos sugiere dar
un paseo por el centro ani-
mado de la ciudad, visitar la Cavern
Club, sus pub nocturnos o el Albert
Dock (declarado Patrimonio de la
UNESCO). Pero esta ciudad mercantil
y marítima, dinámica y acogedora,
histórica y cosmopolita, nos ofrece
también una historia de túneles legen-
darios, que supieron unir dos orillas:
las separadas por el estuario del río
Mersey.
Gracias a que el río Mersey es lo
suficientemente ancho y profundo
como para permitir la navegación de
los más grandes buques, existe acti-
vidad portuaria. Pero este estupendo
acceso desde el mar, resultó ser una
gran barrera que separaba las dos
mitades del Puerto. Los tinglados
del Puerto se encuentran a ambos
lados del río y en la práctica dividía
la unidad económica en dos partes,
hasta que, a principios del siglo XX,
se comenzaron a construir los tú-
neles el ferroviario, el Queensway
y Kingsway, que hoy continúan en
funcionamiento.
Pues bien, cerca del Puerto, se
puede visitar un lugar singular:
el edificio de ventilación George’s
Dock (el Centro de Control del Túnel
está en este edificio), en donde se ex-
plica detalladamente, no sólo todas
las labores que se realizan desde este
centro de control sino que el visitan-
te se adentra en la apasionante histo-
ria de estos túneles. Por cierto, visita
abierta a todos los públicos.
UN PROBLEMA DE
COMUNICACIONES
El problema de las comunicacio-
nes entre Liverpool y las ciudades en
la orilla de Cheshire fue desde hacía
muchos años de suma importancia.
Los muy eficientes transbordadores
que se empleaban para cruzar el río