CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-junio de 2017 - page 30

pág 30
/ enero-junio 2017
Artículos técnicos
/
Puentes
Cimbra
y de final (incluso el correspondien-
te transporte y montaje). Y quizás –con
total seguridad- ese aumento en precio,
que lógicamente no tiene que producir-
se siempre, sea muy compensado por el
adelanto de la conclusión de la ejecución
y por la reducción de la utilización de re-
cursos
in situ
.
Uso óptimo de los
materiales
Es habitual referirse al hormigón
prefabricado de forma reduccionista en
el sentido de que ¡simplemente es hor-
migón! De hecho resulta común pensar
en una obra de elementos prefabricados
de hormigón en volúmenes, es decir, en
metros cúbicos de hormigón; como una
extrapolación directa de la construcción
in-situ. Pero la prefabricación dista mu-
cho de poder ser concebida de esta ma-
nera.
El elemento de hormigón no es un
metro cúbico de material formáceo y
rígido. Es un elemento que resuelve un
problema, es unmetro lineal de viga que
salta 35 metros de longitud, es un metro
cuadrado de prelosa pretensada que evi-
ta cimbrar… En definitiva el hormigón
prefabricado supone simplemente la
combinación de varios materiales (hor-
migón, acero pasivo y acero activo) que
permite resolver un problema funcional.
Y precisamente la correcta combinación
de esos materiales permite generar solu-
ciones con mayor potencial económico,
mejor comportamiento estructural y du-
rabilidad que las fundidas in-situ.
Sin duda, la incorporación del acero
activo en la prefabricación supuso un
salto cualitativo en la industrialización
del hormigón. Ya sea mediante tecno-
logía pretensada o postesada, la prede-
formación de cables de acero de altas
características mecánicas ha permitido
que los elementos de hormigón pre-
fabricado puedan resolver pequeñas y
medias luces con esbelteces importantes
pudiendo competir perfectamente con
las soluciones
in situ
tradicionales.
Tolerancias
Inevitablemente se van a producir
diferencias entre las dimensiones final-
mente ejecutadas y las previstas en el
proyecto inicial. Estas desviaciones de-
ben ser reconocidas y permitidas, pero
dentro de un rango de valores definido
con antelación al inicio de las labores de
construcción. Dichas tolerancias inhe-
rentes al proceso de ejecución de cual-
quier puente, independientemente de la
tecnología de construcción desarrollada,
suelen reducirse de manera ostensible
al usar elementos industrializados. Y la
bondad del propio material marcará el
límite que se puede alcanzar de manera
razonable. Por ejemplo, es habitual ha-
blar de que la tolerancia en elementos de
acero estructural debe ajustarse a pocos
milímetros y en elementos de hormigón
prefabricado no puede exceder de pocos
centímetros. Pensar que esa tolerancia
puede reducirse, teniendo en cuenta que
el tamaño del árido utilizado puede ron-
dar esos valores, resultará extremada-
mente complicado. Por lo tanto, valorar
y evaluar convenientemente las piezas
a ejecutar, planteando la estrategia ade-
cuada para tolerar las desviaciones pre-
vistas resulta de la máxima importancia.
Aseguramiento de la
calidad
El aseguramiento de la calidad y la
certificación de las instalaciones resultan
cuestiones esenciales en el proceso de
La rapidez
de ejecución
o lamínima
afeccióna
las zonas
adyacentes
suelen ser los
principales
condicionantes
de lamayor
parte de los
proyectos de
puentes
Puerto del Callao (Perú).
1...,20,21,22,23,24,25,26,27,28,29 31,32,33,34,35,36,37,38,39,40,...76
Powered by FlippingBook