CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-junio de 2017 - page 28

pág 28
/ enero-junio 2017
Artículos técnicos
/
Puentes
Cimbra
de la que va a formar parte. De hecho
la metodología ABC está íntimamente
relacionada con otro acrónimo común-
mente utilizado,
PBES (Prefabricated
Brigde Elements and Systems)
reiterando
nuevamente que en este caso el térmi-
no prefabricado se refiere al produc-
to industrializado y manufacturable.
Precisamente por eso algunos auto-
res, para huir de la rápida asociación
entre la prefabricación y el hormigón,
usan como alternativa la palabra pre-
ensamblaje.
Es decir, la estrategia
ABC
no se di-
rige hacia el uso indiscriminado de ele-
mentos prefabricados de hormigón sino
que pretende desarrollar la metodología
adecuada para conseguir la optimiza-
ción de recursos y costes paralelamente
a la minimización de afecciones de cual-
quier tipo. Y en ese ámbito, la correcta
elección de elementos industrializados
y sus tecnologías respectivas permiten
alcanzar el objetivo planteado.
Merece la pena subrayar el matiz no
excluyente de la prefabricación porque
es habitual que las empresas construc-
toras o las oficinas de ingeniería se es-
pecialicen en elementos prefabricados
de un material en exclusiva pero rara-
mente se planteen estrategias conjuntas
que permitan el aprovechamiento ínti-
mo, no sólo del material, sino de las po-
sibilidades globales de industrialización.
La ingeniería del siglo XXI debería
apostar ineludiblemente por acudir a
soluciones industrializables, indepen-
dientemente del material con el que se
ejecuten. De hecho la elección de ese
material óptimo sólo se alcanzará tras
el análisis exhaustivo de las condicio-
nes del proyecto y de las posibilidades
inherentes del mismo.
Los puentes
prefabricados…
¡De hormigón!
Independientemente de lo expuesto
hasta aquí, la realidad es que el hormi-
gón ofrece unas características de dura-
bilidad suficientemente atractivas para
que resulte especialmente adecuado
asociarlo a la estrategia ABC descrita
con anterioridad. Para que el acero pue-
da competir en este aspecto habría que
utilizar aceros tratados específicamente
para mejorar su comportamiento frente
a los agentes atmosféricos (galvanizado,
aceros autopatinables, inoxidables, etc.)
que normalmente, o no son del todo
eficaces o encarecen notablemente la
solución.
Efectivamente el hormigón resulta
uno de los materiales más fácilmente
industrializables y más habituales en el
ámbito de la construcción de puentes.
Pero no por ello debe inferirse que las
estructuras de hormigón prefabricado
deban ser consideradas como una mera
variante de la tecnología del fundido in-
situ. De hecho tal planteamiento resulta
completamente falso.
Todo procedimiento constructivo
posee sus propias características que
influyen, en mayor o menor medida, en
el esquema resistente básico elegido, la
distribución propuesta de la longitud de
vanos, la estabilidad existente en las di-
versas fases constructivas, etc. De hecho,
para obtener el mejor resultado posible,
el diseño debe, desde su mismo origen
conceptual, respetar las exigencias espe-
cíficas y particulares de la estructura (o
de las diversas estructuras evolutivas que
se vayan configurando durante la cons-
trucción) así como los objetivos planifi-
cados previamente.
Para conseguir el diseño óptimo es
muy importante que el diseño de una
estructura de hormigón prefabricado se
conciba según unas reglas específicas y
claras desde el principio. El mayor pro-
blema es, desgraciadamente, que exis-
tiendo gran cantidad de información
general y detallada en numerosas guías
Todo
procedimiento
constructivo
posee sus
propias
características
que influyen,
enmayor o
menormedida,
enel esquema
resistente
básico elegido
Paso superior sobre la A-231 (Palanquinos, León)
1...,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27 29,30,31,32,33,34,35,36,37,38,...76
Powered by FlippingBook