CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · agosto-diciembre de 2016 - page 47

agosto-diciembre 2016 /
pág 47
Cimbra
lo largo de la cara vista (ya que esta
operación es más rápida y sencilla),
incumpliendo probablemente la lon-
gitud de anclaje y lo que es más peli-
groso, haciendo trabajar la malla en
la dirección incorrecta.
Los muros de suelo reforzado se
diseñan salvo excepciones para tra-
bajar en condiciones drenadas. Eso
implica que debe disponerse un sis-
tema de drenaje adecuado a las con-
diciones locales y gestionar adecua-
damente las aguas de escorrentías e
interceptarlas antes de que tengan
influencia sobre la estructura. Casi
todas las patologías asociadas a estos
muros provienen de la afección de las
aguas.
diseño de UN mUro de
sUelo reforzado
Los condicionantes a la hora de
diseñar una estructura de contención
de suelo reforzado son las comu-
nes a cualquier otro tipo de muro de
contención de tierras, es decir geo-
metría, parámetros geotécnicos del
lugar donde se asienta y del material
con el que se va a rellenar en caso de
que sean distintos y las sobrecargas
de diseño en servicio. Además se les
suma alguna específica debido a que
son estructuras flexibles y por la fluen-
cia de las geomallas. Así pues, el pro-
yectista debe fijar la vida útil de dise-
ño y la deformación máxima en ese
período de las geomallas y por tanto
de la estructura, para hacerla compati-
ble con el uso al que se destina.
Con carácter general, las com-
probaciones a realizar se basan en
buscar líneas de fallo potenciales del
terreno que generen una cuña activa
que deslice. En función de que estas
líneas pasen por dentro o por fuera
del macizo reforzado se denomi-
nan: Estabilidad Interna del muro y
Externa. También se realiza una ter-
cera serie de comprobaciones deno-
minada Estabilidad Global.
En el análisis interno se ana-
liza todo lo que ocurre dentro del
paquete de suelo reforzado, es decir,
hasta donde llegan las geomallas. Se
analizan las roturas potenciales del
terreno en el macizo y en los puntos
críticos de máxima tensión la resis-
tencia de las geomallas, la capacidad
de anclaje al terreno, el deslizamiento
y la conexión con el elemento de la
cara vista en el caso de los muros de
bloques.
El análisis externo tiene en cuen-
ta las potenciales líneas de rotura del
terreno por fuera del macizo reforza-
do estabilizado al que se considera
como un bloque rígido sometido a las
solicitaciones externas. Son los estu-
dios clásicos a vuelvo, deslizamien-
to y capacidad portante. Para ello se
considera “muro” desde la cara vista
hasta el final de las geomallas como
si fuera un muro trabajando exclu-
sivamente por gravedad (usando su
propio peso como elemento estabi-
lizador).
La compuesta o global analiza
todas las potenciales líneas de fallo
tanto del paquete de suelo reforza-
do como las profundas del terreno
próximo a la estructura. Es el análisis
limitante en casos de muros a media
ladera, en estructuras complejas con
varios bancales y cuando existen
taludes en coronación y/o en la base
del muro.
EL proceso de cálculo es un
proceso iterativo, en el que se van
combinando diferentes longitudes
de anclaje, tensiones de diseño y
el espaciamiento en vertical de las
geomallas, hasta alcanzar los valores
mínimos de factores de seguridad de
la forma más efectiva.
Son habituales longitudes de
anclaje en un entorno del 70 al 80%
de la altura máxima y espaciamientos
verticales de 60 a 75cm. El rango más
usual de tensiones nominales emplea-
das son de 55kN/ml a 200kN/ml.
En España, al contrario que en
otros países de nuestro entorno, no
contamos con una normativa propia
actualizada y tan desarrollada en el
diseño de muros reforzados mecáni-
camente con geosintéticos. En reali-
dad existe un“Manual para el proyec-
to y ejecución de estructuras de suelo
1...,37,38,39,40,41,42,43,44,45,46 48,49,50,51,52,53,54,55,56,57,...76
Powered by FlippingBook