CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-mayo de 2016 - page 8

pág 8
/ enero-mayo 2016
Entrevista
Cimbra
Comenzando por nuestro Ministerio
tutor, el Ministerio de Fomento, en el
que seguimos reivindicando que nues-
tros compañeros ocupen los puestos
que les corresponden por la respon-
sabilidad y conocimiento que tienen.
Entendemos que debería haber más
Jefaturas de Servicio para ITOPs y GIC.
Por lo que, defendemos la derogación
parcial o total incluso de la LOE, que
tal y como se articula en la actualidad
supone un duro agravio para nues-
tro colectivo. Con el Ministerio de
Administraciones Públicas seguimos
demandando el derecho recogido en
el Estatuto del Empleado Público de
que el Grado en Ingeniería Civil perte-
nezca al Grupo A1 en el ejercicio de la
Profesión, con demandas abiertas que
acabarán, casi con toda seguridad, en
Tribunales de Europa por vulneración
de los Derechos fundamentales
En el Ministerio de Medio Am-
biente los problemas han sido simi-
lares, trabajan muchos compañeros
y también reclamamos que la carrera
profesional sea un hecho y haya más
compañeros ocupando jefaturas.
Unos de los Ministerios que me-
nos satisfacciones nos ha dado en
este periodo es el Ministerio de Edu-
cación. El cual, sin saber exactamente
el éxito o el fracaso del Plan Bolonia,
ya cambió la educación universitaria
en menos de cuatro o cinco años. Es-
tábamos acostumbrados que pasara
esta desagradable sucesión de leyes
educativas en la educación preuni-
versitaria, pero nunca con la Univer-
sitaria. Han planteado reducir el nú-
mero de créditos para las titulaciones
de Grado, lo cual nos parece inad-
misible. Hemos de decir que hemos
conseguido que en la mayor parte de
nuestras Universidades, el nombre
del Grado de nuestra Profesión esté
generalizado como Ingeniería Civil y
que todas sean habilitantes, cuando
llegamos, en algunas universidades
se ofrecía un Grado con el que no
se podía ejercer la Profesión. Afor-
tunadamente con la finalización de
este mandato habremos conseguido
que en las 28 universidades donde se
estudia nuestra titulación, estos sean
Grados habilitantes.
Cimbra
:
¿Cuáles son los objetivos
colegiales para 2016?
P. G. C.
: Seguir trabajando en la
consecución de los logros que nos
habíamos marcado. Los objetivos son
los que hemos tenido siempre, dar el
lugar que se merece a la profesión en
una época normal y una época de cri-
sis, como ha sido la que nos ha toca-
do vivir en estos años.
Cimbra
:
¿Qué significa para usted
que las nuevas tecnologías como el BIM
intervengan y se introduzcan en los nue-
vos proyectos de ingeniería?
P. G. C.
: BIM es el acrónimo de
Building Information Modelling, una
nueva metodología de trabajo cola-
borativo para la creación y gestión de
proyectos de construcción.
Lo cierto es que los Ingenieros
hemos modelizado las obras econó-
micamente siempre, al menos con
nuestras relaciones valoradas men-
suales de las certificaciones. A esto,
el BIM une un modelo del avance en
cad. Realmente tiene un sentido más
consecuente en obras de gran volu-
men y obras de edificación. Para la
mayor parte de las obras de corpo-
raciones locales o diputaciones, que
en muchos casos consisten en pe-
queñas renovaciones o reparaciones
puntuales resulta difícil visualizar la
posible aplicación del BIM. Así mis-
mo hay que sumar que la implanta-
ción del BIM para PYMES y peque-
ñas constructoras va a tener un coste
no remunerado porque en España el
procedimiento de adjudicación pre-
dominante sigue siendo la subasta.
Prima el precio, las empresas tienen
que competir, y el BIM va a suponer
un gasto más.
El BIM ciertamente contribuye
a una mejora de la calidad de las
obras, te permite ver cómo evolucio-
na y debería permitir ejecutar modi-
ficaciones positivas a la misma que
hayamos podido observar durante la
ejecución de la obra. Aún así, en Es-
paña nos topamos con que los mo-
dificados de las obras están prácti-
camente prohibidos. En este sentido,
el Colegio defiende que la subasta
no sea el procedimiento de adjudi-
cación predominante, no favorece la
calidad de la obra, ni la superviven-
cia de las empresas constructoras, ni
los sueldos dignos que merecen los
trabajadores de las mismas. Con to-
dos los mecanismos de control pre-
cisos consideramos que el sistema
debería ser el concurso.
La Presidenta, en la biblioteca del Consejo con el Presidente del Área de Formación y el Vicedecano de Murcia.
1,2,3,4,5,6,7 9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,...80
Powered by FlippingBook