CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-mayo de 2016 - page 46

pág 46
/ enero-mayo 2016
Artículos técnicos
/
Infraestructuras
Cimbra
nas afecta a otros elementos que los
ya afectados por el embalse actual.
Una vez decidido recrecer el em-
balse de Yesa, con el fin de determi-
nar la ubicación óptima de la presa
recrecida y su tipología más adecua-
da, se analizaron tres posibles locali-
zaciones y varios tipos para la nueva
presa. Para todas las soluciones se
exigía como condición indispensable
que se mantuviese o mejorase, tanto
durante la construcción como en la
posterior explotación, el coeficiente
de seguridad de la presa actual que,
por los materiales de su cimenta-
ción, se considera estricto y no se
afectara a la explotación normal del
embalse durante la construcción del
recrecimiento.
Se consideró una cerrada situa-
da aguas abajo de todas las obras
actuales, de tal modo que la nueva
presa fuese totalmente indepen-
diente de la antigua; otra entre la
presa actual y la desembocadura del
aliviadero, sin apoyarse en la presa
actual, pero pudiendo aprovechar
parte de los aliviaderos; y una terce-
ra apoyada sobre la presa existente.
Respecto a los tipos de presa
considerados, fueron también tres:
presa de gravedad similar a la ac-
tual, con aliviadero sobre el cuer-
po de presa; presa de escollera con
pantalla impermeable aguas arriba;
y presa de escollera con núcleo im-
permeable. Estas últimas, tanto con
nuevos aliviaderos laterales como
aprovechando los túneles de los ali-
viaderos existentes.
Planteadas las soluciones an-
teriores y realizado un completo
análisis multicriterio, se llegó a las
siguientes conclusiones:
1) Todas las cerradas tienen ca-
racterísticas geológicas similares.
El substrato rocoso está constitui-
do por rocas blandas (margas del
Eoceno en la parte inferior y flysch,
alternancia de capas de areniscas
y margas, en las laderas), con im-
portantes recubrimientos de suelos
coluviales y roca meteorizada en
los estribos, de hasta 30 m de es-
pesor.
La proporción del flysch en la
cerrada aumenta conforme nos
desplazamos hacia aguas abajo de
la presa actual, empeorando la ci-
mentación.
2) Las presas apoyadas contra la
presa actual permiten hacer uso del
cierre hidráulico de la presa exis-
tente, cuyo comportamiento ha sido
bueno durante los cincuenta años
que lleva en explotación.
3) De acuerdo con la experiencia
existente (Avon, New Exchequer,
Outardes
2) se ha previsto el apoyo, tanto
de la presa de pantalla como de nú-
cleo, en el paramento de aguas aba-
jo de la actual, a una altura de los
Fig. 2. Situación zona regable y ciudad de Zaragoza.
1...,36,37,38,39,40,41,42,43,44,45 47,48,49,50,51,52,53,54,55,56,...80
Powered by FlippingBook