CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-mayo de 2016 - page 21

enero-mayo 2016 /
pág 21
Cimbra
do de caducidad de las infracciones
muy graves (Artº 45) o se establezcan
las nuevas horquillas de multas, en
las que el límite máximo de las gra-
ves y muy graves sube un 50% con
respecto a la actualidad (Artº 43).
CONSIDERACIONES
ESPECIALES
Relaciones con el
planteamiento urbanístico
Entrando ya a detallar algunos blo-
ques con la importancia que justifica
su singularidad, comenzaremos inci-
diendo en el entramado de medidas
planteadas para proteger las carreteras
ya desde sus etapas tempranas de pla-
neamiento, incluso a nivel de corredor.
Así, por una parte se prohíbe la
aprobación de cualquier instrumento
o figura de planeamiento que con-
travengan lo establecido en un es-
tudio de carreteras ya aprobado, sin
límite de tiempo, y se declaran nulos
de pleno derecho los que incumplan
esta prescripción. Y si mientras que
el estudio se está redactando se die-
ra la circunstancia de que hasta su
aprobación transcurriera un lapso de
tiempo importante, esta protección se
extenderá también a los estudios que
estuvieran aún en fase de redacción,
desde la fecha de publicación de la in-
formación pública, por un plazo de 12
meses prorrogable otros 6 más (Artº
16). Por último, se extienden las dis-
tintas zonas de protección habituales
también a carreteras que estuvieran ya
en fase de construcción, o con un pro-
yecto aprobado, en ambos casos
sine
die
. Con esto se otorga un triple nivel
de protección a los corredores y a los
proyectos para evitar en lo posible los
abusos y la indefensión de que hasta
la fecha adolecían (Artº 28).
Por otra parte, en relación con los
informes vinculantes que se venían
redactando hasta la fecha sobre fi-
guras de planeamiento que pudieran
afectar directa o indirectamente a las
carreteras, se crea el concepto de
zona
de influencia
, a definir reglamentaria-
mente, de forma que todo el planea-
miento a incluir en estas zonas, inde-
pendientemente de la distancia a la
carretera, deberá ser informado por el
Ministerio (bajando incluso hasta el
nivel de licencia municipal), para pa-
liar en lo posible las afecciones indi-
rectas que se producían al escapar de
nuestro control las figuras promovi-
das fuera de las zonas de protección
tradicionales (Artº 16).
Zonas de protección
En lo referente a las zonas de pro-
tección, son varias las novedades a
destacar.
Por una parte, la arista exterior
de la explanación se medirá desde
el borde exterior de la cuneta, si la
hubiera, y no del talud como hasta
ahora. Esta arista podrá además ser
redefinida con otra configuración y
anchura distintas en aquellos casos
justificados en los que se considere
necesario, con el único requisito del
sometimiento a información públi-
ca cuando se redacte el estudio co-
rrespondiente. Así, por ejemplo, la
instalación de bulones en un talud
en desmonte, o la propia incerti-
dumbre de la geotecnia de un talud
especialmente sospechoso, u otras
circunstancias similares, permiten al
proyectista definir la arista exterior en
el punto que considere adecuado (no
necesariamente la arista), y a partir
de ahí, computar el dominio público,
y todo ello teniéndolo en cuenta ya
en la fase de estudio o proyecto co-
rrespondiente, mucho tiempo antes
–incluso– de que la primera máquina
plante sus cadenas en la obra.
La arista exterior
de la explanación
semedirá desde
el borde exterior
de la cuneta, si
lahubiera, y no
del talud como
hasta ahora
1...,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20 22,23,24,25,26,27,28,29,30,31,...80
Powered by FlippingBook