CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-abril 2015 - page 31

enero-abril 2015 /
pág 31
Cimbra
lladas. Por esto, la determinación de
sustancias tóxicas en el agua de con-
sumo no es una tarea fácil de realizar
en emergencias. Suele ser bastante
útil recabar datos sobre las patologías
relacionadas con tóxicos que se pre-
sentan de forma endémica en estas
zonas, como por ejemplo saturnismo,
fluorosis, intoxicaciones por arsénico,
organofosforados, algunos tipos de
bocio, etc. además de conocer la acti-
vidad agrícola, industrial o minera que
se realice por áreas adyacentes.
Cuando se trate de un proyecto de
desarrollo, donde la trascendencia de
nuestra actuación en el tiempo será
mayor, si es importante que tengamos
un estudio químico del agua que va-
mos a captar, tratar y distribuir.
Además, siempre debe haber una
persona especializada, con experiencia
y/o formada en este tipo de acciones.
Los puntos de muestreo para la
vigilancia de la calidad del agua en
situaciones de emergencia o desastre
son (Organización Panamericana de
la Salud, 2007):
• Fuentes de agua y/o captaciones:
agua cruda de ríos, lagos, embalses,
pozos, galerías de filtración, manan-
tiales, agua de lluvia, plantas de trata-
miento, etc.
• Puntos de distribución: redes,
camiones cisterna, líneas temporales,
etc.
• Puntos de almacenamiento: tan-
ques portátiles, reservorios (rígidos y
flexibles), bidones, baldes, etc.
• Manejo intradomiciliario: baldes,
bidones y otros medios de almacena-
miento.
La frecuencia del muestreo de la
misma fuente tiene como objetivo de-
finir la continuidad del seguimiento
que debe efectuarse de la calidad del
agua destinada al consumo humano.
Durante la emergencia se recomienda
que el muestreo sea diario, situación
que en el período de la rehabilitación
y reconstrucción, se regirá de acuerdo
con lo establecido en las normas de
cada país.
MEDIDAS MÍNIMAS PARA
EVITAR LA CONTAMINACIÓN
DEL AGUA
Para lograr que el agua llegue a
ser consumida con los mínimos de
calidad mencionados es necesario
que se tomen medidas de protección
en la totalidad del proceso, desde la
fuente de agua hasta los recipientes
con los que se transporta y se alma-
cena en los hogares.
En primer lugar, la fuente debe
haber sido seleccionada lejos de
cualquier foco de contaminación y la
misma debe protegerse para evitar la
contaminación por gérmenes fecales
(por deyección de animales o per-
sonas, entrada indirecta a través de
filtraciones u objetos contaminados).
Además, es necesario dotar de
sistemas adecuados para la capta-
ción, almacenamiento y distribución
que garanticen la calidad del agua en
el momento de consumo. Por tan-
to, es muy importante establecer un
protocolo de seguimiento del nivel
de calidad del agua que permita co-
nocer la calidad de la misma en los
puntos de muestreo ya establecidos
y poder detectar cualquier problema
con anticipación suficiente.
A todo este proceso le debe
acompañar un programa de educa-
ción sanitaria dirigido a la población
(higiene personal y del hogar, control
de excretas y de residuos, etc.) Así, se
recomienda que cada hogar disponga
de un recipiente de recogida de agua
con capacidad aproximada de 10-20
litros y, además un recipiente de al-
macenamiento de 20 litros, ambos de
cuello estrecho y con tapa. También
deberán disponer de 250 gramos de
jabón por persona y mes y en gene-
ral tener acceso a baños separados
por sexo en cantidad suficiente para
asegurar que la frecuencia de uso sea
aceptable.
La contaminación de la fuente o
de la red de distribución es más pe-
ligrosa que la contaminación en el
hogar si se tiene en cuenta el número
potencial de personas que se podrían
afectar y siendo ésta, con demasiada
frecuencia la causa de brotes epidé-
micos. Por esta razón, sin descuidar
todas las fases del suministro, hay
que prestar especial atención a las
fuentes y a la distribución del agua.
La bibliografía especializada y
las recomendaciones de ONGD con
experiencia en el sector, así como el
manual Esfera recomiendan que las
fuentes de agua deben situarse al
menos a 30 metros de los posibles
puntos de contaminación como le-
trinas, puntos de vertido de basuras,
etc., y el fondo de las instalaciones
Distancias respetar en el saneamiento.
Fuente:
Manual de Requerimientos Mínimos para Intervenciones en Agua, Saneamiento e
Higiene en Emergencias
. 1ª edición. AECID 2012
1...,21,22,23,24,25,26,27,28,29,30 32,33,34,35,36,37,38,39,40,41,...76
Powered by FlippingBook