CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-abril 2015 - page 30

pág 30
/ enero-abril 2015
Artículos Técnicos
/ Medio ambiente
Cimbra
zada en la preparación de alimentos
o para la higiene personal sin que
presente un riesgo para la salud, ade-
más de cumplir los parámetros de
calidad de agua ya comentados.
En situaciones de emergencia que
impliquen grandes concentraciones
de personas, las medidas de sanea-
miento son de gran importancia. En
el caso de que existan dudas sobre
la calidad microbiológica del agua,
ésta deberá ser tratada con desinfec-
tante residual como primera medida
para garantizar condiciones mínimas
de potabilidad. Eliminar el riesgo de
contaminación de agua mediante la
adecuada eliminación o tratamiento
de heces y orina tal como indicamos
más adelante, previene el desencade-
namiento de epidemias como cólera
o disentería. Por ello la eliminación
de excretas es crucial desde los pri-
meros días (Pérez Foguet, 2006).
Por otra parte, es difícil evaluar la
calidad del agua. Se considera que
cualquier agua disponible en una
emergencia siempre está contamina-
da, especialmente cuando se extrae
de la superficie (lagos, estanques,
ríos, etc.). En este sentido, las fuentes
de agua deben estar perfectamente
separadas de las instalaciones de sa-
neamiento y de otros posibles focos
de contaminación y, en numerosas
ocasiones, habrá que establecer siste-
mas de tratamiento del agua para que
ésta sea potable y garantizar la salu-
bridad de la misma hasta su consumo
por parte de las familias.
Las referencias y parámetros más
relevantes en cuanto a cantidad y ca-
lidad para el abastecimiento de agua
en emergencias son: dotación de 15
litros por persona y día; la calidad de
agua abastecida en instalaciones de
emergencias que tenga una turbidez
de menos de 5 NTU y un residual de
cloro libre de mínimo 0,5 mg/litro. Si
se cumplen estos parámetros de ca-
lidad se puede asumir que la conta-
minación microbiológica está en el
parámetro de 0 E-coli en 100 ml.
VIGILANCIADE LACALIDAD
DEL AGUA. ANÁLISISDEL AGUA
Los equipos desplegados en el te-
rreno disponen de kits de análisis para
estudiar muestras y realizar los con-
troles con una frecuencia ya estableci-
da y protocolizada. Se deben analizar
siempre características físicas como la
turbiedad, parámetros como el pH y
cloro residual, así como la detección
de presencia de microorganismos (e-
coli) y de elementos minerales como
potasio, calcio, sulfatos, hierro, nitrato,
nitritos, fosfatos, etc.
La turbidez se mide con la ayu-
da del turbidímetro, que es un tubo
transparente y graduado que se llena
del agua a analizar y se va vaciando
hasta poder distinguir con claridad un
círculo dibujado en el fondo del tubo.
La medida del nivel de agua que per-
mita ver el círculo mencionado indi-
cará las NTU (Nephelometric Turbidi-
ty Units - unidades nefelométricas de
turbiedad) de esa agua.
El método más rápido y sencillo
para evaluar el cloro residual es el
indicador de DPD (dietil-para-fenil-
diamina) mediante un kit de compa-
ración. En esta prueba, se añade una
tableta de reactivo a una muestra de
agua, que la tiñe de rojo. La intensidad
del color se compara con una tabla de
colores estándar para determinar la
concentración de cloro en el agua. A
mayor intensidad de color, mayor es
la concentración de cloro en el agua.
Hay muchos kits disponibles en el
mercado para analizar el cloro resi-
dual en el agua, como el que se mues-
tra más abajo. Los kits son pequeños
y portátiles.
El pH del agua se hace de manera
similar al Cloro residual mediante un
medidor con un patrón de compara-
ción y escala de colores.
Para el análisis bacteriológico se
utiliza un pequeño laboratorio por-
tátil con kits de campo del método
de filtración por membrana con un
resultado cuantitativo (kit del Agua
-OXFAM- kit Milliflex –MILLIPO-
RE-) que consta de placas de cultivo,
filtros donde se siembran con un me-
dio de cultivo las muestras obtenidas,
recipientes esterilizables in situ con
metanol, un sistema de filtración por
vacío y una pequeña incubadora que
funciona con batería recargable con
electricidad a 125, 220 y 12 voltios.
Los análisis químicos del agua son
por lo general costosos, lentos y poco
accesibles en zonas poco desarro-
Laboratorio en ERU desplazada en Leogane. (Terremoto Haití, 2010).
Fuente: Álvaro Saiz Miguel / Cruz Roja Española
1...,20,21,22,23,24,25,26,27,28,29 31,32,33,34,35,36,37,38,39,40,...76
Powered by FlippingBook