CIMBRA· Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles · enero-abril 2015 - page 12

pág 12
/ enero-abril 2015
Actualidad
Cimbra
A
pesar de que la regulación
general sobre edificación
data de 1999, continúan sien-
do frecuentes las consultas
de nuestros profesionales en
relación al ejercicio en este campo de
actividad. La profunda crisis del sec-
tor de la obra pública iniciada en 2007,
cuyos efectos perduran con intensidad
a día de hoy, ha animado a nuestro
colectivo a prestar nueva atención al
subsector edi catorio.
Las numerosas consultas que toda-
vía se reciben en el Colegio en relación
a las posibilidades de ejercicio en esta
materia, obligan desde nuestra Cor-
poración a difundir este escrito con un
ánimo reflexivo además del meramente
informativo.
Como bien se sabe, en 1999 se pro-
mulga la vigente Ley 38/1999 de Orde-
nación de la Edificación (en adelante
L.O.E.) por mandato de disposiciones
legales anteriores, entre las que cabe
destacar nuestra propia Ley de Atri-
buciones (12/86 de 1 de abril). La tra-
mitación de la L.O.E. , tanto en su fase
previa como anteproyecto y proyecto de
ley como después en su definitiva par-
lamentaria, no generó en ningún mo-
mento buenos augurios para los inte-
reses de los ingenieros técnicos. Muy al
contrario, se orientó invariablemente en
la línea de la tradicional «praxis políti-
ca» de los gobiernos del Partido Popular,
poco proclive al pleno reconocimiento
de nuestra profesión.
UNA LEY OBSOLETA
La L.O.E. explicitó de forma con-
tundente los aspectos competenciales
reivindicados, en exclusividad para sus
profesionales, por el Consejo de los co-
legios de arquitectos y, en menor me-
dida, por el de los arquitectos técnicos,
mientras a la par dejaba en una calcu-
lada ambigüedad aquéllos considerados
innegociables por los colegios de inge-
nieros e ingenieros técnicos. Esta actitud
política del Gobierno de entonces (y el
resultado del proceso legislativo deriva-
do) es la indiscutible causa de no pocos
conflictos interprofesionales que se vi-
ven en la actualidad y de otras situacio-
nes de inseguridad jurídica suscitadas
en nuestro ámbito profesional, que de-
muestran la obsolescencia de la L.O.E.
y la absoluta injusticia que representa
como norma legal.
¿Por qué está obsoleta la L.O.E.?
Porque a raíz de la publicación de la Ley
de Atribuciones de los ingenieros y ar-
quitectos técnicos en 1986 (con su tan
beneficiosa modificación para los ITOP
de 1992) se abrió el dilatado periodo de
casi tres lustros que les fue necesario a
los tribunales de justicia para lograr es-
tablecer una estable doctrina jurispru-
dencial interpretativa de la misma, que
neutralizó la prolongada y furibunda
resistencia exhibida por los colegios de
ingenieros y arquitectos «superiores»
frente a esta nueva regulación compe-
tencial. El Tribunal Supremo acabó ins-
taurando la doctrina de la “libertad de
acceso con idoneidad” en virtud de la
cual, cualquier ingeniero técnico podrá
ejercer en un concreto campo profe-
sional mientras acredite los suficientes
conocimientos en el mismo y a la vez
no exista una norma con rango de ley
¿Pueden los ingenieros técnicos de obras públicas e ingenieros civiles
trabajar en edificación? La respuesta es sí, puesto que la Ley 38/1999
de Ordenación de la Edificación permite a los ingenieros técnicos realizar
actividades de diversa índole.Avanzando en el tiempo surge la Ley 8/2013
de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, que otorga más
competencias en edificación de los ingenieros técnicos de obras públicas
e ingenieros civiles.
Los Ingenieros Civiles
en la edificación:
un campo abierto
Miguel Navarro Weiss
Vicepresidente del CITOPIC
1...,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11 13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,...76
Powered by FlippingBook