Artículos técnicos
/
Ingenieros por el mundo
Cimbra
pág 52
/ septiembre-diciembre 2014
“retiradas de la civilización”, comen-
ta. Es otro ritmo diferente“puesto que
no hay atascos ni estrés”, asegura.
Afortunadamente, al estar des-
plazado puedes elegir tu vivienda
habitual por lo que suele estar próxi-
ma al trabajo. Llegas a pie. En ciu-
dades grandes como Tanger o Ra-
bat, comenta, suele haber muchos
atascos a hora punta. Aun así son
embotellamientos puntuales sin mu-
cha trascendencia. Lo más compli-
cado para él es la conducción por
el centro de estas ciudades ya que
los peatones pasan por todos sitios
y es necesario esquivar peatones, y
coches que conducen sin orden ni
disciplina.
La hora de llegada al trabajo tam-
poco le genera ningún problema.“No
son tan estrictos como en España,
se tiene otra mentalidad de la pro-
ducción y de la forma de trabajar”,
nos explica. Se vive un poco al día,
por lo que las reuniones fijadas no
tienen hora fija. Unas veces es por la
mañana, otras por la tarde y, también,
se puede dar el caso de que muchos
subcontratistas pueden aparecer sin
avisar. Toda esta forma de trabajar es
muy diferente a España.“Es una mez-
cla de diferencia cultural y de des-
conocimiento de la forma de trabajo
europea”, comenta.
Otro aspecto que le llama la aten-
ción es que en Marruecos se man-
tiene una relación muy personal. Les
gusta hablar mucho con las personas,
el contacto diario. Hay una necesi-
dad de comunicarse directamente.
No hay mucha costumbre de enviar
emails con presupuesto. Asegura que
“es muy importante para ellos el pac-
to con un apretón de manos, lo que
hace muy difícil la recopilación de
información oficial para nosotros”. Y,
habitualmente, cuando estás fuera de
tu casa, la jornada de trabajo discurre
normalmente con una cena con los
compañeros y a descansar para conti-
nuar al día siguiente.
José Ángel nos confiesa que “te
amoldas a la forma de vivir, al ritmo
de trabajo, te encuentras cómodo".
Dice que aunque el ritmo de trabajo
no es el mismo que el que se tiene en
España, hay que acostumbrarse.
Finaliza contándonos que Marrue-
cos es un país con mucho futuro, en el
que faltan muchas cosas por hacer, y a
las personas que vienen de fuera para
trabajar, se les acepta muy bien y se les
hace encontrarse a gusto.
n
En cuanto a lo
que pueden
aportar los
ingenieros
españoles en
unpaís como
Marruecos dice
que esmuy
importante
poder enseñar
unmétodo
y criterio de
trabajo
1...,42,43,44,45,46,47,48,49,50,51 53,54,55,56,57,58,59,60,61,62,...76