Artículos técnicos
/
Ingenieros por el mundo
Cimbra
pág 50
/ septiembre-diciembre 2014
E
n un año José Ángel Silva, inge-
niero técnico de obras públicas
e ingeniero civil, ha tenido oca-
sión de trabajar en Marruecos
en dos obras muy distintas. En
la primera se trabaja de una obra indus-
trial en la zona franca de Tanger.
Pero, en su segundo proyecto, se
ha tenido que adentrar a una de las
zonas más inhóspitas de Marruecos,
el Atlas, en donde se ocupa de obras
de edificación, más concretamente,
de la construcción de colegios para
alumnos que recorren diariamente
muchos kilómetros para poder asistir
a clase, e incluso, tienen que hacer
noche en tiendas cercanas para no
faltar al día siguiente al colegio.
Nos comenta José Ángel que en este
tipo de obras “te encuentras con casos
sorprendentes, por la falta de medios,
hormigonar pilares con cubos, e incluso
transportar la arena con burros”.
UN PAÍS DE CONTRASTES
El Reino de Marruecos está situa-
do en el extremo noroeste del conti-
nente africano, ocupando una super-
ficie global de 710.850 Km
2
. Tanto su
litoral marítimo como el desierto y el
macizo montañoso del Atlas marcan
su configuración geográfica más de-
terminante y su clima tan diverso.
Por ello, le preguntamos a José
Ángel si le ha costado adaptarse a la
vida de este país y la respuesta es que
no. Tal vez, comenta es porque “ya
estuve viviendo fuera de España una
temporada, en Paris, concretamente.
Y, aunque no trabajé, al principio me
costó cambiar los hábitos, pero al fi-
nal, esa experiencia me ha ayudado a
que ahora sepa adaptarme a los cam-
bios en la forma de comer, pensar, co-
municarte…”. No obstante, asegura,
José Angel Silva lleva un año trabajando en Marruecos. Su experiencia
es corta en el tiempo pero ya le ha ofrecido una visión de cómo se
trabaja en un continente muy distinto al nuestro, tanto en paisajes, cos-
tumbres, comidas y forma de trabajar.
Marruecos, un
país en auge
Redacción
1...,40,41,42,43,44,45,46,47,48,49 51,52,53,54,55,56,57,58,59,60,...76