Editorial
septiembre-diciembre 2014 /
pág 5
Cimbra
“Que todo cambie para que
todo siga igual”
E
sta frase de la célebre novela“El Gatopardo”, refleja fielmente la filosofía de actuación de quien que-
riendo mantener privilegios indefendibles en pleno siglo XXI, interpreta y maneja a su conveniencia la
adaptación de las normas españolas a las directrices europeas, disfrazando de cambio aquello que no
supone más que una mera continuidad de lo mismo de siempre.
En lo que afecta a los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles podríamos citar
varios casos que representarían fielmente el espíritu de la frase que nos sirve de titular y que histórica-
mente se nos ha aplicado de forma machacona y pertinaz, pero tal vez el más sarcástico de ellos, sea la
creación del Grupo A2 dentro de la Función Pública Española, para incluir en él a los Ingenieros Técnicos
y cumplir el mandato europeo de incorporarnos al Grupo A.
Y ahora nos enfrentamos a una nueva operación de más de lo mismo. El “Real Decreto 967/2014,
de 21 de noviembre, por el que se establecen los requisitos y el procedimiento para la homologación y
declaración de equivalencia a titulación y a nivel académico universitario oficial y para la convalidación
de estudios extranjeros de educación superior, y el procedimiento para determinar la correspondencia
a los niveles del marco español de cualificaciones para la educación superior de los títulos oficiales de
Arquitecto, Ingeniero, Licenciado, Arquitecto Técnico, Ingeniero Técnico y Diplomado”.
En este ejemplar de CIMBRA, podréis encontrar cuál es la posición del CITOPIC ante esta nueva
norma.
En esta línea de defensa de la profesión, el Consejo del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras
Públicas e Ingenieros Civiles, aprobó a finales de 2014, las siguientes “líneas directrices”:
1. Colegio único de carácter nacional, es decir, el CITOPIC abarca todo el territorio español.
2. Defensa a ultranza de la Ley de atribuciones 12/1986, modificada por la Ley 33/1992, en los Tribu-
nales e incluso ante documentos firmados que contravengan dicha Ley se actuará mediante quer-
ella contra los mencionados firmantes.
3. Defensa de la Titulación de Ingeniero Técnico de Obras Públicas como titulación de carácter gen-
eralista, siendo la especialidad técnica (Ingeniería Civil) y no académica la que determina sus atri-
buciones.
4. Defensa del Grado de Ingeniería Civil, como titulación con máximas atribuciones para desarrollar
el trabajo en el campo de la Ingeniería Civil, incluido el acceso al grupo A1 dentro de los cuerpos
Especiales de la Administración.
5. Defensa de la duración y los créditos correspondientes a 4 años lectivos y 240 créditos del Grado
de Ingeniería Civil.
6. Defensa del Grado de Ingeniería Civil como un título del carácter generalista dentro de la rama de
Ingeniería Civil.
7. Defensa del máster especializado frente a másteres generalistas, como vía de futuro más próspera
y real en el siglo XXI.
8. Defensa de la derogación de determinados aspectos de la Ley de Ordenación de la Edificación
38/1999, para que los profesionales de la Ingeniería Civil puedan ampliar sus trabajos dentro de la
edificación, sea cual sea el uso al que esta esté destinada.
9. Defensa de la colegiación y del Colegio como instrumento de salvaguarda del buen ejercicio de la
Profesión, tal y como determina el artículo 36 de la Constitución Española.
Que nadie dude que los representantes de los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros
Civiles llegaremos hasta donde haga falta para defender nuestra Profesión.
n
1,2,3,4 6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,...76