pág 46
/ septiembre-diciembre 2014
Artículos técnicos
/
Conservación
Cimbra
drid - Alicante) entre los ppkk 29,8 y
124,0, con una longitud de 94,2 km.
El nivel de exigencia de la Ad-
ministración General del Estado, en
cuanto a vialidad invernal se refiere,
es muy alto, priorizando la seguridad
vial.
Para ello, se define en los citados
contratos un indicador de calidad y
servicio, denominado I17 “Vialidad
Invernal”, en el cual se establecen los
siguientes umbrales:
• Placas de hielo: ninguna. En
caso de incumplimiento, además
de la penalidad se incurrirá en fal-
ta grave con opción a rescisión del
contrato.
• Porcentaje (%) de longitud
con tratamiento de sal aplicado
con temperatura ambiente real o
prevista inferior a 2 ºC: 100 %. En
caso de incumplimiento, además
de la penalidad se incurrirá en fal-
ta grave con opción a rescisión del
contrato.
Como vemos en el extracto del in-
dicador, el único criterio preestableci-
do por la Administración para decidir,
si se debe o no realizar un tratamien-
to preventivo, es el de la temperatu-
ra, real o prevista. Este último detalle
es importante, ya que para un tramo
como el que nos ocupa (próximo a
los 100km de longitud), debe actuarse
con varias horas de antelación, res-
pecto a la hora prevista de temperatu-
ra inferior a 2 ºC.
Mediante el tratamiento preven-
tivo, se pretende hacer frente a fe-
nómenos que afecten a la calzada y
consecuentemente, a los usuarios de
la vía. Estos fenómenos son, princi-
palmente, la helada y la precipitación
en forma de nieve. Nos centraremos
en la helada.
La helada es un fenómeno climá-
tico que consiste en un descenso de
la temperatura ambiente a niveles in-
feriores al punto de congelación del
agua y hace que el agua o el vapor que
está en el aire se congele depositándo-
se en forma de hielo en las superficies.
Más precisamente, la Organización
Meteorológica Mundial habla de he-
lada en el suelo, en referencia a diver-
sos tipos de cobertura de hielo sobre
el suelo, producidas por la deposición
directa del vapor de agua.
Por lo tanto, para que se produzca
hielo, debe haber agua, bien en forma
líquida, por precipitación (lluvia o nie-
ve) o bien en forma de vapor de agua,
combinado con temperatura adecua-
da al proceso de helada.
El punto de congelación del agua,
como bien es sabido, se sitúa en 0 ºC
para el agua pura, por lo que podría-
mos considerar que el indicador esta-
blece un “margen de seguridad” de 2
ºC para realizar los tratamientos pre-
ventivos frente a la helada.
Pero para la formación de hielo,
además de la condición de temperatu-
ra, es necesario que se de una segunda
condición, y esta es que la humedad
relativa del aire sea superior al 60%.
Este es el límite para la formación
de escarcha, que podría considerarse
como el primer estadio del proceso de
formación del hielo.
Relacionado con la humedad rela-
tiva, y tal vez más intuitivo, es el con-
cepto de temperatura de rocío, que
es la temperatura a la que empieza a
condensar el vapor de agua contenido
en el aire, produciendo rocío, niebla o
si la temperatura es a su vez inferior a
0ºC, escarcha o hielo.
Sin embargo, en los umbrales del
indicador que hemos visto, no se tie-
ne en cuenta este factor, a pesar de ser
una condición necesaria para la for-
mación de hielo.
Los sistemas actuales de predic-
ción meteorológica se pueden consi-
derar que presentan un grado elevado
de precisión. En el tramo que estamos
estudiando, la sociedad concesionaria
dispone de tres estaciones meteoroló-
gicas.
El único criterio preestablecido por
laAdministraciónpara decidir, si se
debe ono realizar un tratamiento
preventivo, es el de la temperatura,
real o prevista.
1...,36,37,38,39,40,41,42,43,44,45 47,48,49,50,51,52,53,54,55,56,...76