septiembre-diciembre 2014 /
pág 33
Cimbra
EL USODEL AGUARESIDUAL
DEPURADA
Generalmente el riego agrícola con
aguas residuales se reduce a plantacio-
nes de especies arbustivas y de produc-
tos que requieran para su consumo el
haber sido cocinados previamente.
Entre los usos secundarios se en-
cuentra el riego recreativo y paisajístico,
que en las islas Canarias al igual que
otros núcleos turísticos representan los
campos de golf de campos de golf. Pero
la realidad es que, en muchos casos, se
enmascaran los usos agrícolas y recreati-
vos dentro de los abastecimientos urba-
nos y es aquí donde comienza la polé-
mica social, sobre todo en lugares donde
los recursos hídricos son limitados.
Por cantidad de agua consumida
diariamente el uso de mayor cuantía es
el recreativo en campos de golf. Según
los estudios, el mayor provecho de una
misma cantidad de agua se obtendrá del
mantenimiento de un campo de golf y
no del uso agrícola de la misma. De he-
cho, en el año 2.000 se produjeron unos
ingresos aproximados de 214.000 millo-
nes de pesetas por el turismo del golf.
Por el contrario, resulta paradóji-
co que en algunas zonas del Levante o
Cataluña, el agua destinada al riego de
campos de golf pudiese proceder de
trasvases de otras cuencas, como por
ejemplo, del Ebro, destinadas a paliar la
escasez de recursos hídricos para abas-
tecimiento y uso agrícola. A pesar de
que el PHN (PlanHidrológicoNacional)
contempla y prohíbe esta posibilidad,
desde grupos ecologistas y opositores
al PHN, se reitera la normalidad de esta
práctica.
Por este motivo la tendencia actual,
apoyada y fomentada por distintas ad-
ministraciones, así como por las norma-
tivas autonómicas al efecto, es emplear
aguas recicladas procedentes de EDAR,
hasta tal punto que muchas licencias
de apertura se condicionan al uso de
este recurso secundario. En este sentido
destaca el caso de la Costa del Sol Oc-
cidental, donde más del 50% del agua
destinada al riego de campos de golf es
reciclada, procedente de las depuradoras
LaVíbora de Marbella, Fuengirola, Arro-
yo de la Miel y Guadalmansa, lo cual su-
puso en el año 2001 un suministro de 2,5
millones de metros cúbicos.
El uso del agua reciclada para el rie-
go agrícola y para el riego de campos
de golf requiere, antes de su aplicación,
la valoración de su calidad, estudiando
parámetros tales como el contenido en
sales, concentración de elementos po-
tencialmente Fito tóxicos, como el clo-
ro, el sodio y el boro, concentración de
microorganismos patógenos, nutrientes
y compuestos orgánicos, es decir, hay
que hacer un exhaustivo estudio sobre
todos los elementos que componen este
tipo de aguas para asegurar que no va a
aparecer ningún problema derivado de
su uso.
PROBLEMÁTICA
El empleo de aguas recicladas, de-
pendiendo de su calidad, puede conlle-
var unos prejuicios secundarios para el
1...,23,24,25,26,27,28,29,30,31,32 34,35,36,37,38,39,40,41,42,43,...76