pág 24
/ septiembre-diciembre 2014
En Portada
/
Puentes
Cimbra
LA CIMBRA
Es el molde de madera del intra-
dós de la bóveda. Debía sostener las
fábricas hasta el momento en que
colocadas completamente las dove-
las y endurecida la argamasa de las
juntas, la bóveda podía sostenerse a
sí misma. La cimbra estaba formada
por varios cuchillos o cerchas pa-
ralelas, separadas a cierta distancia
(1,50 m. en general), arriostradas
entre sí horizontalmente y unidas
en su parte superior por un enta-
blonado (forros) donde descansan
directamente la fábrica durante la
construcción. En la parte inferior de
los forros se colocaban unos calzos
que eran las primeras piezas que se
retiraban para el descimbrado.
Debía ser muy rígida y descansar
en apoyos firmes. Debido a la exis-
tencia del cauce del río no podían
apoyar directamente en el terreno,
sino en los arranques del arco, bien
sobre elementos que sobresalían
como ménsulas cortas o molduras,
bien se encajaban dentro de huecos
o mechinales.
Sus movimientos debían limi-
tarse estrictamente a lo inevitable,
es decir, a los asientos elásticos de
las piezas de madera que las com-
ponían, teniendo un especial cui-
dado en la ejecución de uniones y
ensamblajes. Se procuraba siempre
la triangulación de los distintos ele-
mentos de madera para que las de-
formaciones fueran mínimas.
Según el libro de Perronet “La
construcción de puentes en el Siglo
XVIII”, entre las precauciones que
se tenían que tener en cuenta con
las cimbras habría que destacar:
• El peraltado de las cimbras:
“…La curva de la plantilla sobre la
que se han fabricado las cerchas de
las cimbras, se ha peraltado en su
centro 15 pulgadas (37,5 cm) por
encima de lo que exigía la curva
de las bóvedas, de tal forma que se
reservaban 18 pulgadas (45 cm) de
hueco entre la parte superior de las
armaduras y las dovelas para poder
colocar los listones del forro y los
calzos (por encima de las cerchas).
Esta elevación adicional de 15 pul-
gadas se consideró necesaria tras la
experiencia extraída en la construc-
ción de una bóveda similar de 120
pies (39 m.) de luz en el puente de
Nantes, a causa del descenso inevi-
table de las armaduras bajo la carga
de todas las dovelas hasta su des-
cimbrado….”
• El sobrecargado o contrape-
sado de la cimbra en la clave:”… a
medida que se colocaban las dove-
las, se cargaba la parte superior de
las cimbras con el número suficiente
Puente de piedra en Zaragoza
La cimbra estaba
formada por
varios cuchillos
o cerchas
paralelas,
separadas a
cierta distancia
(1,50 m. en
general),
arriostradas entre
sí horizontalmente
y unidas en su
parte superior por
un entablonado
(forros)
1...,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23 25,26,27,28,29,30,31,32,33,34,...76