mayo-agosto 2014 /
pág 31
prescindible un marco de intervención
y coordinación adecuado entre todos
para garantizar resultados positivos.
Asimismo, la gran cantidad de agentes
implicados hacen que el conocimiento
de los mismos y los marcos regulato-
rios que los estructuran sean básicos
para contextualizar adecuadamente
la acción de la Ingeniería Civil frente
a las emergencias y, sobre todo, para
acercar a la ciudadanía aspectos clave
para identificar los trabajos realizados
en clave de éxito.
Pretendemos introducir al lector
en el humanitarismo, exponiendo los
conceptos más importantes, así como
el marco internacional de regulación
y referencia, el conocimiento de los
actores humanitarios y todos los as-
pectos que, en un primer vistazo, acer-
quen esta realidad a ojos externos a la
misma.
Por esto, queremos dirigir nuestras
reflexiones hacia el compromiso de
nuestras sociedades, a través de las
acciones de nuestros Estados, de las
organizaciones no gubernamentales
para el desarrollo (ONGD) y, de otros
agentes en labores de emergencia, se-
ñalando los sectores básicos de inter-
vención, algunos de ellos muy ligados
a nuestra profesión, indicando que se-
rán objeto de desarrollo en artículos
posteriores.
Queremos subrayar que la ayuda
de emergencia no es solo una acción
temporal, paliativa y aislada, sino una
intervención necesaria y muy ligada
con las acciones de cooperación para
el desarrollo.
Queremos, asimismo, destacar de
forma especial el carácter que el pro-
fesional humanitario ha de poseer, in-
troduciendo elementos nuevos dentro
de las competencias profesionales del
ingeniero civil, como son la solida-
ridad, la empatía, la colaboración y
capacidad de adaptación como ejes
básicos para el desarrollo del trabajo
en el terreno, cualidades estas tan re-
levantes, como la capacidad técnica.
DESASTRES, AYUDA
HUMANITARIA YDESARROLLO
Desastre e impactos
Se entiende por desastre una grave
perturbación de funcionamiento de la
sociedad, que causa muchas pérdidas
humanas, materiales o medioambien-
tales, que exceden la capacidad de la
sociedad afectada para afrontarla utili-
zando solo sus propios recursos.
Brevemente, se pueden distinguir
entre desastres de gestación lenta (las
hambrunas o las sequías) y otros de
gestación rápida (los terremotos, las
inundaciones o los huracanes).
Por otra parte, un desastre acarrea
consecuencias humanas, y crisis socia-
les y económicas. Consecuencias que,
normalmente, son más graves en caso
de conflictos violentos que de desas-
tres naturales, y pueden plasmarse de
diferentes formas: hundimiento de las
fuentes de ingreso, hambruna, epide-
mias, aumento de la mortalidad, éxodo
poblacional, desestructuración social y
alteración de las normas éticas y socia-
les
.
Además de ocasionar efectos ad-
versos inmediatos en la salud, como le-
siones y muertes, los desastres afectan
los servicios de vivienda, agua potable
y saneamiento, que son fundamentales
para la supervivencia de la población.
Vulnerabilidad de una sociedad
La vulnerabilidad es la capacidad
que tiene una sociedad para afrontar
una catástrofe. En este sentido, existen
diferentes capacidades en cada sociedad
y estrato social para afrontar este tipo
de escenarios: la población de Centroa-
mérica es mucho más vulnerable que la
sociedad de Florida para hacer frente a
un huracán. Un terremoto de en El Sal-
vador o Argelia ocasionará un desastre
social mucho más grave que en la costa
Oeste de Estados Unidos.
Por esto, la vulnerabilidad que ten-
ga cada grupo humano es la razón
principal de que una catástrofe natural
o humana pueda desencadenar un
desastre. La combinación de estos fac-
tores (catástrofe y vulnerabilidad) es la
que genera el desastre en sí mismo.
Respuesta humanitaria
Frente a esta situación de incapaci-
dad o capacidad limitada de la propia
población afectada para responder a
la amenaza sobre sus vidas y medios
de subsistencia, se requieren accio-
nes de asistencia y protección desde el
exterior, cuya duración puede prolon-
garse en el tiempo. En este contexto
se entiende por Ayuda Humanitaria
cursos/iacpd/m7.pdf) el conjunto de
Instalaciones de potabilización de agua con plantas SETA compacta y portátil, despliegue en Leogane de la ERU M15
WATSAN de Cruz Roja Española. Haití. Año 2010. Fuente: Alvaro Saiz Miguel.
1...,21,22,23,24,25,26,27,28,29,30 32,33,34,35,36,37,38,39,40,41,...76