Editorial
mayo-agosto 2013 /
pág 5
¡Con alevosía,
premeditación y estivalidad!
A
provechando que España se encontraba de vacaciones y/o en el paro, el
Gobierno, en Consejo de Ministros de 2 de agosto, nos ha“sorprendido”
a todos los profesionales, con la aprobación del Anteproyecto de Ley de
Servicios y Colegios Profesionales.
Llevábamos mucho tiempo esperando una Ley de Servicios Profesionales de
la que“alguien”se había encargado de dejar escapar borradores, pero finalmente
el texto aprobado recoge tanto los Servicios, como los Colegios Profesionales,
haciendo más hincapié en la regulación“destrucción”de la mayor parte de estos
últimos.
El Gobierno reconoce la importancia que el sector servicios tiene en la
economía española, habiéndose convertido en el más importante en términos
de empleo y siendo el principal motor del crecimiento, destacando dentro de
este sector el de servicios profesionales, citando el Anteproyecto que genera
cerca del 9% del PIB, representa el 6% del empleo total y el 30% del empleo
universitario.
Se reconoce también en el Anteproyecto la estrecha relación que existe entre
Colegios y el ejercicio profesional, pues sí coincidimos en esta apreciación, por
evidente, y por lo tanto consideramos que algo o mucho tendremos que ver los
Colegios Profesionales en esos datos económicos y de empleo.
Quizás sea por esa estrecha relación (Colegio-Ejercicio Profesional), por la
que el Gobierno quiere intervenir en el diseño y funcionamiento de los Colegios
Profesionales. Posiblemente no le resulte demasiado grato que los Colegios
sean más eficaces, que las propias instituciones gubernamentales, a la hora de
buscar empleo y de facilitar la formación continuada a los profesionales, y todo
ello sin coste económico alguno para las arcas del Estado.
Los Colegios tienen una independencia económica, de los gobiernos, que
les permite tener igualmente una independencia política, lo que les convierte
en defensores continuados de los derechos, tanto de los profesionales a los
que representan, como de la sociedad que recibe sus servicios, que podemos
afirmar sin error alguno que es el 100% de la sociedad: pensemos en médicos,
abogados, ingenieros técnicos, etc...
La responsabilidad que tenemos las organizaciones colegiales nos motiva
a presentar la máxima oposición al texto aprobado, con la realización de todas
las acciones legales que están establecidas, puesto que consideramos que de
salir la Ley con el texto aprobado, los ciudadanos destinatarios de los servicios
profesionales se podrían ver afectados de manera grave y directa, en materias
de especial interés general, como pueden ser la protección de la salud y la in-
tegridad física o la seguridad personal o jurídica.
n
La
responsabilidad
que tenemos las
organizaciones
colegiales
nosmotiva a
presentar la
máxima oposición
al texto aprobado,
con la realización
de todas las
acciones legales
que están
establecidas
Cimbra
1,2,3,4 6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,...76