pág 48
/ mayo-agosto 2013
Artículos técnicos
/
Ingenieros por el mundo
hacía meses, aparte de ser un gran co-
nocedor del país y su cultura.
Salir fuera de tu país a trabajar te
enfrenta a muchos retos, el primero a
una nueva cultura, a un nuevo desa-
rrollo de tu profesión y a unas nuevas
relaciones personales.
Este reto, confiesa Javier, “te hace
sentir que de nuevo estás empezando
en tu carrera profesional, pues encon-
trarte en un medio ajeno al que has es-
tado tantos años, implica una cantidad
de aprendizaje diario”.
Pero, encontrarte con amigos en el
camino permite que todo ello pueda
hacerse más fácil, o al menos de una
manera más cómoda respecto a la falta
de referencias que supone encontrar-
te en un ambiente nuevo. Solo tiene
buenas palabras para la colaboración
que ha encontrado en algún compañe-
ro como Miguel Ángel Pérez, Director
General de la empresa de construcción
CONSCAT. “Gracias a él he podido
desarrollar mi trabajo con un conoci-
miento más cercano a la realidad, ya
que este compañero lleva viajando a
estas tierras hace más de tres años”.
Al hilo de la conversación con Javier,
hemos querido hablar también con
Miguel Ángel Pérez para saber cómo
ha sido su experiencia. Nos cuenta que
el reto más difícil para él ha sido supe-
rar la separación de la familia.“El resto
es trabajo y más trabajo, que es la vacu-
na para superar la separación familiar.
Hay muchos compañeros que se han
podido traer a la familia, pero para los
que tenemos hijos en edad universita-
ria, es muy complicado”, comenta.
Y es que la experiencia en trabajos
fuera de España para Miguel Ángel
comenzó ya hace cuatro años en Ru-
manía, donde su empresa comenzó a
licitar obras haciendo consorcios con
socios locales, y desde entonces ha pa-
sado por Perú, México, Bulgaria, Ma-
rruecos y, en paralelo, desde hace tres
años por Colombia, donde ha termina-
do fijando su residencia desde octubre
de 2012.
Se detiene a contarnos más cosas
sobre Colombia. Hace tres años co-
menzó a trabajar en este país, cuan-
do ejercía de jefe de estudios para su
anterior empresa. “Fue un comienzo
de lo más fructífero, pues la primera
obra que licitamos en consorcio con
una empresa local, fue el primer éxito,
con la adjudicación de una carretera
valorada en 84.000 millones de pesos,
el equivalente a 34 millones de euros”,
dice satisfecho.
Y, desde esa fecha, no ha parado de
trabajar en este país, hasta el punto de
tener que fijar su residencia e incluso
se ha cambiado de empresa con el fin
de establecerse durante una larga tem-
porada. Actualmente es el Director de
la constructora internacional Constcat,
empresa catalana surgida de la unión
de cinco empresas del sector y cuyo
objetivo es desarrollarse como empresa
constructora en Colombia.
UN ITOP EN COLOMBIA
Ambos nos confiesan que el Inge-
niero Técnico de Obras Públicas se en-
frenta en Colombia al desasosiego que
supone no ser reconocido como inge-
niero y pasar a estar dentro de otro ni-
vel educativo al que llaman Tecnólogo
y que tiene clara referencia a nuestros
estudios de Formación Profesional.
“Diversos compañeros luchamos
por el reconocimiento de nuestro título
en este país, máxime cuando los Inge-
nieros Civiles de Colombia han sido
reconocidos como ITOP´s en España”,
comenta.
Asegura que este hecho es un agra-
vio comparativo en las relaciones in-
ternacionales entre países, generando
una falta de reciprocidad para con las
titulaciones que solo han sido recono-
cidas en una de las direcciones.
Es crítico al decir que“la clase polí-
tica española ha generado expectativas
de progreso y de trabajo en el exterior,
pero no ha entrado a valorar los deta-
lles que de verdad son importantes”.
Javier Manteca (izquierda) y Miguel Ángel Pérez (derecha).
Encontrarte
conamigos en
el camino te
permitemás
fácilmente
adaptarte a vivir
enel extranjero
1...,38,39,40,41,42,43,44,45,46,47 49,50,51,52,53,54,55,56,57,58,...76