mayo-agosto 2013 /
pág 39
ración del paisaje como un recurso
conlleva su inclusión como tal en el
conjunto de valores que definen el
territorio.
ELEMENTOS VISUALES DEL
PAISAJE
Para estudiar un paisaje es nece-
sario conocer sus componentes y los
elementos visuales del mismo. Los
componentes del paisaje pueden ser
abióticos, como el relieve, el clima,
el agua o la litología; bióticos, como
la fauna y la vegetación, y antrópi-
cos, como las obras de ingeniería.
Los elementos visuales de un
paisaje son el conjunto de rasgos
que lo caracterizan visualmente,
como el color, la forma, la línea, la
textura, la escala o la configuración
espacial, y que pueden ser emplea-
dos en su análisis y en su descrip-
ción.
Las obras de ingeniería pueden
producir impactos paisajísticos de-
bidos a la alteración de los com-
ponentes y los elementos visuales
del paisaje, pudiendo provocar una
disminución de la calidad del entor-
no debida fundamentalmente, en el
caso de las carreteras, a la alteración
de la vegetación y la forma primiti-
va del terreno, la inserción de líneas
rectas discordantes con las líneas
naturales y el contraste cromático
de la carretera con el entorno; pero
también puede afectar a las propie-
dades de los ecosistemas, debido
por ejemplo a la fragmentación de
hábitats o al aumento de la erosión.
Evidentemente la construcción
de cualquier carretera implica la
transformación del territorio que
atraviesa; pero también es cier-
to que la forma en que se afronte
la concepción de la infraestructura
desde sus primeras fases de diseño,
o incluso desde el proceso de selec-
ción del trazado, influirá de manera
decisiva en la consecución de una
carretera que se ajuste al medio,
armonizando la funcionalidad que
se requiere a una infraestructura
viaria con la conservación e incluso
potenciación de la calidad del en-
torno que atraviesa; debiendo tener
en cuenta, por tanto, los distintos
paisajes y ecosistemas en los que se
implante.
En los últimos tiempos se ha
avanzado enormemente en la cons-
trucción de carreteras más respe-
tuosas con el entorno, adoptándose
una concepción integradora de la
carretera en el medio que atraviesa.
Pero el concepto de
integración
tam-
poco es fácil de aplicar por el mismo
motivo que el concepto de
paisaje
no
era fácil de valorar: la subjetividad
que conlleva valorar si una carretera
está adecuadamente integrada en su
entorno o no.
¿CUÁNDO UNA CARRETERA
FORMA PARTE DEL
ENTORNO?
En principio la teoría es sencilla:
debemos tratar que la carretera pase
a formar parte del paisaje en el cual
se implanta de una manera correcta.
Aunque pueda parecer lo contrario,
en la práctica presenta un alto grado
de dificultad debido a que el paisaje
contiene aspectos objetivos y, sobre
todo, subjetivos que complican enor-
memente el establecimiento de cri-
terios que nos indiquen cuando una
carretera forma parte del entorno
mediante una relación adecuada en-
tre carretera y paisaje, y cuando no;
especialmente cuando lo que busca-
mos son criterios que sean lo más ob-
jetivos y sistemáticos posibles.
En los últimos tiempos seha avanzado
enormemente en la construcciónde
carreterasmás respetuosas conel
entorno
1...,29,30,31,32,33,34,35,36,37,38 40,41,42,43,44,45,46,47,48,49,...76