mayo-agosto 2013 /
pág 37
temas, siendo además el indicador
más visualizable por la población,
que lo identifica generalmente con
la calidad de vida.
Por este motivo se ha ido desa-
rrollando una gran sensibilidad so-
cial hacia el paisaje que ha derivado,
en lo que afecta a nuestra Profesión,
en la exigencia de una mayor res-
ponsabilidad en los procesos de di-
seño, construcción y explotación de
las infraestructuras y en los efectos
que estas infraestructuras inducen
sobre el entorno en el que se im-
plantan.
CONVENIO EUROPEO DEL
PAISAJE
Este creciente interés por el pai-
saje se tradujo en la aprobación del
Convenio Europeo del Paisaje, aus-
piciado por el Consejo de Europa y
firmado en Florencia el 20 de octu-
bre de 2000, y que en España entró
en vigor el 1 de marzo de 2008
1
. Para
alcanzar el objetivo de
“promover la
protección, gestión y ordenación de
los paisajes, así como organizar la coo-
peración europea en ese campo”
, cada
Estado se compromete a la adopción
de una serie de medidas generales y
específicas. Las medidas generales,
a las que el Convenio dedica su artí-
culo 5 son las siguientes:
a) reconocer jurídicamente los
paisajes como elemento fundamen-
tal del entorno humano, expresión
de la diversidad de su patrimonio
común cultural y natural y como
fundamento de su identidad;
b) definir y aplicar en materia
de paisajes políticas destinadas a la
protección, gestión y ordenación del
paisaje mediante la adopción de las
medidas específicas;
c) establecer procedimientos
para la participación pública, así
como para la participación de las
autoridades locales y regionales y
otras partes interesadas en la for-
mulación y aplicación de las políti-
cas en materia de paisaje menciona-
das en la anterior letra b);
d) integrar el paisaje en las po-
líticas de ordenación territorial y
urbanística y en sus políticas en ma-
teria cultural, medioambiental, agrí-
cola, social y económica, así como
en cualesquiera otras políticas que
puedan tener un impacto directo o
indirecto sobre el paisaje.
Desde este punto de vista, el
compromiso de los Ingenieros Téc-
nicos de Obras Públicas con la so-
ciedad debe incluir, entre otros as-
pectos, la integración de la obra de
ingeniería en los lugares en los que
ha de implantarse y dar servicio,
dado el vínculo que tiene nuestro
trabajo con el medio natural y el te-
rritorio.
Para conseguir este objetivo es
necesario que comprendamos el
paisaje en el que se insertan nues-
tras obras, analizando sus partes y
obteniendo un mayor entendimien-
to de cómo se relacionan entre sí y
Seha ido
creando
una gran
sensibilización
en la
Profesión
hacia el
cuidado del
paisaje
1...,27,28,29,30,31,32,33,34,35,36 38,39,40,41,42,43,44,45,46,47,...76