pág 30
/ mayo-agosto 2013
Artículos Técnicos
/
Sostenibilidad
Cimbra
Sistemas automáticos
En los sistemas automáticos no se
requiere personal de atención al pú-
blico para coger la bicicleta o devol-
verla, ya que la operación está total-
mente automatizada. Estos sistemas
son más flexibles que los manuales,
ya que permiten un mayor margen en
cuanto a localización, operación, ho-
rarios, tarifas, etc.
Los sistemas automáticos son los
empleados mayoritariamente en las
ciudades españolas, se dividen en dos
variantes, ya que la automatización
puede estar en el punto-bici o inte-
grada en la propia bicicleta.
Sistemas con automatización en
el punto-bici:
el usuario se identi-
fica en el sistema mediante una tar-
jeta inteligente, que es reconocida
por un lector instalado en la torre de
control del punto, o bien mediante
un teléfono móvil registrado. La to-
rre da las órdenes de operación al
sistema y las transmite a cada punto
de anclaje, de manera que libera o
bloquea la bicicleta seleccionada. El
usuario se comunica con el sistema
a través de una pantalla táctil o un
sencillo teclado situado en la torre.
Sistemas con automatización en
la bicicleta:
el usuario se identifica
utilizando el teléfono móvil. Estos
sistemas permiten que el usuario
pueda dejar la bicicleta en cualquier
lugar que permita el anclaje del
sistema de cierre. Esta posibilidad
ofrece mucha libertad al usuario al
no tener que utilizar un punto-bici,
sin embargo, tiene como inconve-
niente, que las bicicletas se encuen-
tran dispersas, dificultando su loca-
lización.
Los sistemas automáticos pueden
ser gestionados por administraciones
públicas, compañías de publicidad (fi-
nanciación a través de publicidad en
la bicicleta o en el mobiliario urbano)
o por operadores de transporte públi-
co. La gestión resulta más sencilla que
la de los sistemas manuales, ya que
necesitan menos personal y se auto-
matizan las tareas. Si bien se ahorran
recursos en gestión y coordinación,
requieren una mayor inversión en las
infraestructuras y las bicicletas debido
a su alto nivel tecnológico.
Dado que no requieren atención
personal, estos sistemas pueden fun-
cionar las 24 horas del día, aunque en
muchos lugares no funcionan por la
noche por temor a robos y vandalis-
mo.
Con este tipo de sistema suele ha-
ber menos bicicletas por punto-bici
que en los manuales, aunque la auto-
matización permite que puedan insta-
larse multitud de puntos-bici.
Gestión y mantenimiento
sistemas automáticos
Una vez implantado el sistema de
bici pública en una ciudad, es en la
gestión diaria donde se llevan a cabo
las operaciones necesarias para garan-
tizar la funcionalidad y la calidad de
servicio del sistema.
Redistribución
La accesibilidad de los usuarios
al sistema está determinada por la
localización de los puntos-bici, por
la disponibilidad de bicicletas en el
momento de ir a recogerlas, y por la
disponibilidad de espacio para aparcar
las bicicletas al devolverlas.
En la movilidad urbana, existen
asimetrías en los desplazamientos
de los usuarios, que conducen a una
redistribución desigual de las bici-
cletas por la ciudad. Estas asimetrías
provocan acumulación de bicicletas
en las zonas bajas de la ciudad y en
los puntos de concentración de acti-
vidad (centros universitarios, parques
industriales, etc.), mientras que se
quedan vacías las estaciones en las
zonas altas y zonas residenciales. Es
por tanto necesaria una redistribución
de las bicicletas, mediante camiones o
furgonetas, para garantizar su dispo-
nibilidad. Las nuevas tecnologías per-
miten informar al usuario del estado y
disponibilidad de bicicletas y anclajes,
en las diferentes estaciones.
Mantenimiento
El buen estado y la calidad, tanto
de las bicicletas como de los puntos
bicis, es otro de los parámetros funda-
mentales para mantener el incentivo
del uso del sistema. Es elemental por
tanto, la gestión del mantenimiento
rutinario, que incluye limpieza, revi-
sión y mantenimiento.
Para la gestión de sistemas auto-
máticos a gran escala, es necesario
disponer de un sistema de respuesta
rápida con vehículos de manteni-
miento y talleres de trabajo móviles,
así como realizar de forma periódica
inspecciones y controles de calidad.
Estas tareas de redistribución de las
bicicletas y mantenimiento, ponen en
cuestión la sostenibilidad medioam-
biental del sistema, al tener que utili-
zar para ello, vehículos contaminantes
y consumidores de energía.
Recogida y devolución de
bicicletas
Las operaciones de recogida y devo-
lución de las bicicletas, forman parte del
tiempo total que utiliza el usuario para
Dado que no
requieren
atención
personal, estos
sistemas pueden
funcionar las 24
horas del día
1...,20,21,22,23,24,25,26,27,28,29 31,32,33,34,35,36,37,38,39,40,...76