mayo-agosto 2013 /
pág 25
Cimbra
LÍNEAS ELÉCTRICAS AÉREAS
Paralelamente al cauce del Manza-
nares se habían ido instalando líneas
eléctricas de alta tensión con sus co-
rrespondientes y espectaculares torres
metálicas, como igualmente líneas te-
lefónicas que hacían inviable una urba-
nización moderna. Enterrarlas o des-
viarlas no era cosa sencilla, pero al fin
se consiguió su desaparición definitiva.
VENTA DE PARCELAS
URBANIZADAS
Superados los numerosos obs-
táculos, desaparecidos los malos
olores, con las aguas del río razona-
blemente limpias y adelantadas las
obras de urbanización reglamenta-
rias se fue anunciando la venta en
pública subasta de las parcelas dis-
ponibles. Fáciles no fueron los co-
mienzos; el desprestigio acumulado
en la zona costaba eliminarlo, pero,
poco a poco, el aspecto fue cambian-
do y las subastas, que quedaban de-
siertas al principio, se adjudicaban
después con notables subidas. Las
inversiones realizadas llevaban ca-
mino de recuperación.
EL CAMPO DE FÚBOL Y EL
VIRUS DE LA M – 30
Dos decisiones importantes per-
judicaron notablemente la buena
marcha de la operación. Una la dispo-
sición del Ministerio de Obras Públi-
cas de que pasara por la orilla del río
la celebrada M-30. El previsto paseo,
tranquilo y saludable se iba a conver-
tir en una acumulación de vehículos
con el consiguiente ruido, atascos,
gases y todos los inconvenientes que
la popular arteria arrastraba consigo.
Otra la imposición por el propio Mi-
nisterio de la venta de los terrenos
que hoy todavía ocupa el Atlético de
Madrid. La norma para establecer los
tipos de las subastas consistía en fi-
jar un precio a cada parcela de quince
pesetas el pie y planta; si la Ordenan-
za fijaba cinco plantas el precio de sa-
lida sería de setenta y cinco pesetas
el metro cuadrado de la parcela co-
rrespondiente. La Orden recibida del
Ministerio fue que se reservara para
el Club Atlético de Madrid un millón
de pies al precio de quince pesetas el
pie, a pagar en diez años. El terreno
ya estaba preparado para su venta
por parcelas dedicadas a viviendas
con cinco plantas de altura. Como
consecuencia dimitió el Presidente
del Consejo, pero no pudo evitar que
se consumara la operación.
Estas son, en resumen, las raíces
de la llamada hoy“operación río”, que
sin ellas la planta no hubiera podido
desarrollarse y florecer. Espero haber
contribuido a descubrir y recordar
aquella etapa dura y sembrada de di-
ficultades, que se superaron gracias a
la actitud de quienes con su trabajo
responsable y honesto hicieron posi-
ble una transformación espectacular
y definitiva, en beneficio del pueblo
madrileño.
Su actuación merece, al menos, un
reconocimiento.
n
Vista aérea del estadio Vicente Calderón, donde se
observa cómo lo bordea el rio (derecha).
Vistas actuales del estadio Vicente Calderón y de una de
las presillas (abajo).
LaOrden recibida
delMinisterio fue
que se reservara
para el ClubAtlético
deMadridunmillón
de pies al precio de
quince pesetas el
pie, a pagar endiez
años
1...,15,16,17,18,19,20,21,22,23,24 26,27,28,29,30,31,32,33,34,35,...76