pág 6
/ enero-abril 2013
Actualidad profesional
Cimbra
S
egún datos de la SEOPAN,
en un informe presentado
el pasado mes de marzo, en
el año 2013 la actividad del
sector de la construcción se
reducirá entre un 9 y un 11%, respecto
al año 2012.
Estas cifras, fueron explicadas por
Julián Núñez, presidente de la SEO-
PAN, ofreciendo datos que llaman al
pesimismo. "Sólo en edificación, entre
2000 y 2007 se crearon 637.000 em-
pleos; entre 2008 y 2012, se destruye-
ron 1.277.000 puestos de trabajo", co-
mentó. Datos que revelan que el em-
pleo en la construcción ha retrocedido
a niveles de comienzos de la década
de los 80.
No obstante, el presidente de Seo-
pan apuesta por “impulsar la colabo-
ración público-privada para promo-
cionar las infraestructuras”, ya que la
licitación pública sigue en mínimos
históricos: “En términos de represen-
tatividad sobre el PIB, la licitación
pública registró el año pasado un mí-
nimo histórico de la serie disponible,
con un 46% inferior a 1980. De hecho,
la contratación pública estatal cayó
entre 2007 y 2012 un 75%.
En el año 2012, un total de 231 em-
presas recibieron adjudicaciones del
Estado, cuando en el año 2007 llegó a
haber 592.
Y, con este panorama tan poco
alentador para el sector de la cons-
trucción, los ingenieros técnicos de
obras públicas e ingenieros civiles,
entre otros profesionales cualificados,
están sufriendo esta crisis de ma-
nera especial. Algunos han perdido
sus empresas, otros han visto recor-
tados sus sueldos y, los más jóvenes,
no saben si encontrarán un empleo
después de tantos años de esfuerzo.
Otros se plantean abrirse camino en
el extranjero, pero la opción tampoco
resulta tan fácil como para cogerse la
mochila y llamar a las puertas de los
países que ahora están en vías de de-
sarrollo de sus infraestructuras.
No son buenos tiempos para la economía española, ni tampoco para el sector de las ingenierías relacionadas con
el ámbito de la obra pública y la construcción, y aún menos, para los ingenieros técnicos de obras públicas e inge-
nieros civiles que comprueban cómo en España su ámbito de trabajo cada vez se está viendo más reducido. Unas
veces surge la palabra emprendimiento como una fórmula mágica a la falta de empleo. Otras veces, surge la idea
de abrir nuevos nichos de mercado: eficiencia energética, conservación de lo que ya existe, docencia... Pero, ¿es
tan fácil emprender? ¿es tan fácil encontrar una plaza en una Universidad? ¿es obligatorio salir de España para
encontrar trabajo? Nos tememos que no existe una respuesta que aclare todos estos interrogantes, pero la reali-
dad parece que apunta a que el profesional debe perder el miedo a cruzar la frontera, al menos si quiere trabajar
en obras y en proyectos de nuevas infraestructuras. Ya no es el ingeniero el que elige dónde trabajar, es el mundo
“globalizado” el que ha cambiado las reglas del juego.
Nuria Yagües Pérez
Las grandes constructoras
españolas se “fugan” de España
Figura 1 Mapa de infraestructuras cedido por Structuralia
1,2,3,4,5 7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,...76