Editorial
enero-abril 2013 /
pág 5
¡Cuatrocientos!
C
uatrocientos parece el título de una película de corte épico, pero en
esta ocasión solo es el ordinal del último número de nuestra revista.
Sin duda ha hecho falta el trabajo abnegado de muchas personas
para llegar hasta aquí. Desde estas páginas queremos recordar y
agradecer su entrega a todos ellos.
Tenéis en vuestras manos o pantallas el nº 400 de la revista CIMBRA.
Mucho tiempo ha transcurrido desde el mes de enero de 1964, cuando
salió el primer ejemplar y, como es lógico, muchos han sido los cambios
que ha tenido nuestra profesión desde entonces, para empezar la de-
nominación del título universitario, entonces Ayudantes (¿A quién se le
ocurriría este complemento de titulación?), después Peritos y ahora Inge-
nieros Técnicos e Ingenieros Civiles.
En el nº 1 de nuestra revista, como no podía ser de otra manera en
aquella época, se mostraba la
“adhesión inquebrantable a S. E. el Jefe del
Estado”,
aquel del cual los jóvenes colegiados apenas recordarán el nom-
bre, pero que en las vidas de los no tan jóvenes era omnipresente en
cualquier ámbito. También aparecen unas palabras de aliento del Ministro
de Obras Públicas del momento, D. Jorge Vigón, donde dice, con la mejor
de las intenciones,
“la categoría técnica de los componentes del cuerpo rebasa
la modestia oficial del título que ostentan”.
Y, el primer artículo técnico, que
versó sobre la construcción y apertura del Túnel del Guadarrama (el pri-
mero de los tres) que tuvo un presupuesto de 500 millones de pesetas de
los años sesenta, ¿Quién es capaz de calcular la actualización a euros del
2013?
Qué tiempos aquellos donde no existía ni sombra de sospecha de que
años después la
informática
y los
ordenadores,
se convertirían en piezas
claves sin los que nadie concebiría hoy redactar un proyecto o dirigir una
obra. También se incorporarían, con fuerza, el
medio ambiente
y la
preven-
ción de riesgos laborales,
a cuyas normas tuvo que adaptarse la Ingeniería
Civil, muchas veces sin el total convencimiento de algunos, sobre la im-
portancia de su presencia para poner orden y no repetir algunas de las
actuaciones poco afortunadas que se habían realizado en su ausencia o
los riesgos laborales a los que inconscientemente se exponía a los traba-
jadores.
Muchos han sido los cambios habidos en la profesión hasta hoy, y
muchos son los cambios que se producirán, sobre todo en el campo de
titulaciones, competencias y atribuciones; puede que algunos se produz-
can de forma inminente. Desde C
imbra
, como siempre, os mantendremos
fielmente informados.
n
Y en 2014,
CIMBRA
cumple
50 años
Cimbra
1,2,3,4 6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,...76