pág 46
/ enero-abril 2013
Artículos Técnicos
/
Emprendiendo
Cimbra
El autor introduce el concepto del emprendedor o empresario, animando al lector a que tome la inicia-
tiva, sea proactivo, elabore su Plan de Negocio y lleve a la realidad su idea, que llevada a la práctica
le reportará una inestimable satisfacción, que con seguridad le reportará un beneficio y utilidad tan
necesaria, en los actuales tiempos de incertidumbre e inestabilidad.
Emprendiendo
D
e t rás de todo proyec to
empresar i a l ex i s t e una
f i g u r a impu l s o r a qu e
asume riesgos, organiza,
gestiona y crea valor, valor
que es reconocido por el mercado
con el que interactúa dinámicamen-
te, generando riqueza y buscando el
máximo beneficio.
El perfil del emprendedor en
España sigue siendo un varón que
trabaja en zonas urbanas con una
edad media de 41 años, una ren-
ta mensual próxima a 1.800 euros
mensuales y un nivel de estudios de
primer ciclo (Fuente: GEM.Global
Entrepenueur Ship).
La tasa de potenciales empresa-
rios sitúa a nuestro país en el cuarto
lugar de Europa, pero vamos hasta
el puesto cuarenta a nivel mundial,
siendo Madrid y Canarias las comu-
nidades autónomas con el mayor
potencial de empresarios, mientras
que la comunidad Valenciana y el
País Vasco poseen el mayor número
propietarios o gerentes de empresas
o negocios consolidados. (Fuente:
GEM.Global Entrepenueur Ship).
EL CONCEPTO DE
EMPRESARIO
El concepto de empresario no
es nuevo, está ligado al desarrollo
económico a lo largo de la historia
pudiéndose distinguir tres etapas
en las que se establecen distintos
enfoques sobre los conceptos de
Economía, Empresa y Empresario.
En primer lugar, nos encontra-
mos con el pensamiento económico
Escolástico que centra su atención
en los aspectos éticos o fines últi-
mos de la economía, tratando los
términos como el precio o el salario,
defendiendo la idea del orden eco-
nómico natural, evitando el conflic-
to de intereses.
Una segunda etapa comienza
con el mercantilismo, y se desarro-
lla durante los siglos XVI y XVII,
en la que se sustituye la economía
como ética por la economía como
negocio, siendo el prototipo de em-
presario el mercader.
En una tercera etapa, que va
desde el siglo XVIII hasta el siglo
XIX, aparecen las escuelas fisiocrá-
tica y Clásica donde la economía se
consolida como una disciplina de
indiscutible carácter científico.
Durante esta etapa los concep-
tos de
empresa
y
empresario
son
tratados por Richard Cantillon, Joan
Bautista Say y Alfred Marshall.
Richard Cantillón considera la
importancia del emprendedor, fun-
damental, a su juicio, en el proce-
so productivo: compra la materia
prima, la transforma en productos
terminados, que venderá a un pre-
cio incierto en el futuro. El empre-
sario se convierte en una persona
cuya retribución es incierta. Este es
el verdadero empresario que se di-
ferencia claramente de la mano de
obra contratada, cuya retribución es
cierta. Es el primer economista en
emplear la palabra francesa “entre-
preneur”, emprendedor para expli-
car su función (entrepreneurship).
Antonio Manuel García Martín
Ingeniero Técnico de Obras Públicas,
Licenciado en Administración y Dirección
de Empresas, Licenciado en Derecho,
Ingeniero en Organización Industrial, MBA en
Dirección General de Empresas, experto en
Dirección de Recursos Humanos. Profesor de
Organización y Creación de Empresas de la
Universidad Complutense de Madrid.
1...,36,37,38,39,40,41,42,43,44,45 47,48,49,50,51,52,53,54,55,56,...76