enero-abril 2013 /
pág 39
Cimbra
que habían de captarse en la Sierra de
Carrascoy, y otras, con independencia
de aquél, con las de diversas proceden-
cias, hasta que últimamente, al plantear-
se el problema, como se ha sometido a
la Superioridad para utilizar las aguas
del Taibilla, se asoció la Junta al proyec-
to, ofreciendo y acordando cooperar a
la obra, dado el interés tan grande que
esta ofrece para el puerto, con un millón
de pesetas, lo que basta para probar cual
es la necesidad que el puerto siente de
agua y cual el entusiasmo y el interés de
la Junta en resolver el problema.
En orden a las aguadas, poco pro-
gresan los servicios del Arsenal, pues se
hacen todavía con dos fuentes situadas
en el muelle de levante de la dársena,
establecidas en 1917 y surtidas, como la
próxima a la Base de Submarinos y la
de la Plaza deArmas, con el escaso cau-
dal de los manantiales de los Dolores,
de bastante mala calidad, aunque Cas-
cales, refiriéndose a las aguas análogas
de Fuente de Cubas, que llegaban a la
ciudad en la época en que él se refiere,
decía:
...
que eran de ver los esclavos
de las galeras cuando salían a ha-
cer leña y cuando a hacer agua, que
la había aquí la mejor del mundo
para la navegación, porque fuera de
ser muy sana, por ser algo salobre
y gruesa se conservaba sin corrom-
perse hasta que se adelgazaba.
Elogiaba el agua de esta manera
porque las sales que llevaba disueltas le
impedían la proliferación de microor-
ganismos en las largas travesías de los
barcos, además con el paso de los días
las sales se decantaban posándose en
el fondo y así “
adelgazaba
”, es decir, se
volvía menos salada.
Llega a tal extremo la escasez de
agua en el Arsenal, que, ni en los pe-
riodos ordinarios y normales, con grave
daño de los intereses locales, pueden
permanecer en él las escuadras, por no
disponerse de la que precisan para el
consumo diario.
Hay que atender por igual a todas
las necesidades de la Base Naval para
que adquiera la debida eficacia. En el
Arsenal de Cartagena, como base de
aprovisionamiento (existen depósitos
de explosivos y municiones, y otros para
el aprovisionamiento de combustible
líquido para el uso de los buques), es
necesario para llevar a cabo su cometi-
do eficazmente no sólo estar dotado de
todos los elementos precisos, incluso
de agua potable, sino que, además, las
cosas estén dispuestas en forma que
puedan realizarse las operaciones rápi-
damente en muy pocas horas, cuando
de tomar víveres y pertrechos(*) se tra-
ta, pues la falta de cualquiera de los ele-
mentos o la demora en surtirse de ellos,
puede ser grave causa del más rotundo
fracaso de un barco, de una escuadra o
de un combate.
Es evidente que, tan indispensable
como el combustible para hacer funcio-
nar los barcos es el agua potable, pues
sin ella no puede vivir la tripulación, ya
que Cartagena carece de tan precia-
do elemento y teniendo en cuenta las
Bases Navales en ella asentadas, es im-
prescindible se dote de ella.
Las cosas cambiarán a raíz del pen-
samiento del Rey Alfonso XIII, reflejado
en el discurso con que inauguró en el
año 1919 el“Congreso Nacional de In-
geniería” en el que, refiriéndose a los
ingenieros, y que lo recoge el conde de
Guadalhorce, decía:
“...Os alumbra en vuestro ca-
mino el luminar de la verdad, que
es el patrimonio de la ciencia, y os
acompaña el entusiasmo de vues-
tros conciudadanos, ansiosos de
que desde la atmosfera hasta las
profundidades de la tierra, desde
las cumbres hasta los valles, desde
Foto 19: Canalización enterrada de la conducción del
Barranco del Feo
Foto 20: Acueducto en el Barranco del Feo.
Foto 18: Balsas en el Barranco del Feo.
1...,29,30,31,32,33,34,35,36,37,38 40,41,42,43,44,45,46,47,48,49,...76