pág 32
/ enero-abril 2013
Artículos Técnicos
/ Abastecimiento de agua a Cartagena
Cimbra
dilación para que por esta causa las
dichas Galeras no sean forzadas a ir
a otro punto y para que holgásemos
más de que residan ahí y además
de esto, tienen mucho cuidado que
haya buen recado en darse vino y
otras vituallas para la gente de las
dichas Galeras.
Desde Madrid a diecinueve
días de octubre de mil quinien-
tos sesenta y cuatro.-Yo el Rey.”
MURCIA, CARTAGENA Y
LORCA SE UNEN
Más tarde, en el año 1566, unidas
Murcia, Lorca y Cartagena, acudieron
al Rey Felipe II, exponiéndole la gran
necesidad de obtener las aguas. de los
ríos Castril y Guardal, retomando otra
vez la idea del canal de Huescar.
En 1568, Hernán Pérez de Herrera,
mercader y vecino de Toledo, presentó
un memorial a S.M. (Felipe II) diciendo:
“que él daría aviso como S.M. sería benefi-
ciado en más de tres millones con menos de
80.000 ducados que se gastaran y sin daño
considerable de tercero”
. Se refería a que
en el término de Caravaca había seis
ojos de fuente de agua dulce y peren-
ne, que nacían al pie de una sierra que
llamaban Archivel, aguas que después
de regar los campos, se perdía lastimo-
samente, y que, a poca costa, podían
utilizarse para conducirlas a Lorca y a
Cartagena, lo que a pesar de los buenos
informes no pudo llevarse a efecto por
el levantamiento de los moriscos.
En 1574, un regidor de Lorca fue a
la Corte para apoyar una solicitud de
Álvaro Rodríguez Morenilla, regidor
de Coria, relativa a las aguas de los ríos
Castril y Guardal con las que se decía se
regaríanmuchas más tierras que con las
fuentes de Archivel.
El 20 de junio del año 1576, el Rey
Felipe II, encarga al Arquitecto Jeróni-
mo Gil, para que estudiase e hiciese un
modelo o pintura de las vertientes de los
citados ríos, la orografía y comprobara si
se podrían traer sus aguas para regar las
ciudades de Murcia, Lorca y Cartagena.
A Jerónimo Gil le acompañaba Ga-
briel Ruiz, que es quien hizo la prime-
ra pintura de la conducción de los ríos,
llegando con el trabajo de nivelación a
media legua del nacimiento del río Cas-
tril, donde había una quebrada que le
pareció dificultosa y de mucho coste el
salvarla con la conducción, y como más
adelante halló también otra dificultad, le
pareció imposible el poder hacer pasar
el agua.
Jerónimo Gil no quiso proseguir
la nivelación, recusándole el Capitán
Alonso del Castillo, en nombre de Lor-
ca, creyendo que no nivelaba por donde
debía ir el agua. Jerónimo Gil no pudo
terminar el trabajo por haber sido preso
por cierta causa que se le seguía por el
Santo Oficio.
La ciudad de Lorca informó, con un
parecer de Martínez Isla, maestro ma-
yor del Obispado de Cartagena, que
certificaba que las aguas podían venir a
estos campos, y que Jerónimo Gil pu-
diendo ir el agua por parte fácil la enca-
minó por la dificultosa.
El proyecto contaba con la oposi-
ción del Duque de Alba que desde 1513
había recibido el señorío de Huéscar
y deseaba utilizar las aguas de los dos
ríos para el riego de sus tierras, para los
lavaderos de lana y para el traslado de
la madera de sus montes hasta Sevilla.
Alegaba que los ríos deberían correr
por donde siempre lo habían hecho y
que sus pueblos recibirían pérdidas de
más de diez mil ducados.
Lorca replicó al Duque, y en 11 de
septiembre de 1577 se mandó por un
auto, que ambos diesen información de
lo alegado pero no se conoce que fuera
resuelto el asunto.
TRABAJOS REALIZADOS EN
EL BARRANCODE PEDRO
PARDO
Cartagena, por su parte, continua-
ba buscando el ansiada agua, y en este
mismo año 1577, se hicieron algunos
trabajos para alumbrar aguas en el para-
Foto 4: Puertas de San José.
Foto 5: Puertas de Madrid.
Foto 6: Pilón de los Burros.
1...,22,23,24,25,26,27,28,29,30,31 33,34,35,36,37,38,39,40,41,42,...76