Cimbra
enero-abril 2013 /
pág 27
• Las vías de comunicaciones te-
rrestres
, en todas sus expresiones
a lo largo de la historia: caminos,
carreteras, autovías, autopistas,
vías urbanas, ferrocarriles (con-
vencionales, de vía estrecha, de
alta velocidad, metropolitanos,
etc.), y posiblemente otras.
• Los elementos para almacena-
miento de agua
, con la finalidad
de poderlo utilizar de forma regu-
lar en el tiempo y en el espacio,
tales como las presas, los depósi-
tos (enterrados, semienterrados,
elevados), las balsas, incluso de
alguna forma los canales.
• Las plazas de los núcleos urba-
nos
, ya sean éstos en los pueblos
o en las ciudades.
• Los espacios urbanos
, de re-
ciente incorporación a nuestras
urbanizaciones, tales como zonas
ajardinadas, espacios públicos de
ocio al aire libre, zonas de juegos
y/o parques infantiles.
• Las piscinas
, sean públicas o pri-
vadas, con todos sus entornos y
accesos.
• Los elementos estructurales
funcionales y/o de continuidad
de la traza
, donde se pueden/
deben incluir los Puentes, los via-
ductos, los pasos a distinto nivel,
y los túneles tanto de carreteras
como de ferrocarril.
• Las esculturas de las obras pú-
blicas
que forman parte de las
infraestucturas. Son, además, una
parte del patrimonio cultural ar-
tístico urbano/rural del medio en
el que se encuentran ubicadas.
Formando parte de la infraestruc-
tura nos transmiten un“algo”es-
pecial, algo que“es cultura”, en el
mundo funcional de la ingeniería
civil aplicada a la obra pública.
REFLEXIONES
Un análisis no pormenorizado ni
profundo del maravilloso mundo de
“l
as esculturas en las Obras Públicas”
nos
acerca a considerar algunas reflexiones,
entre las que podemos enumerar las si-
guientes, que no las únicas:
• La colocación de esculturas en las
obras públicas es tan antiguo como el
propio arte de las esculturas o tan fun-
cional, desde el punto de vista estético,
como las propias obras públicas.
• ¿Por qué no existe una relación ma-
yor-o simple relación-entre las escue-
las universitarias de ingeniería civil/
obras públicas y las escuelas de for-
mación de arte de esculturas?
• No estaría de más la incorporación
de conferencias, charlas, coloquios, o
incluso asignaturas regladas, del arte
de la escultura en las ingenierías ci-
viles de obras públicas.
• ¿Nos imaginamos algunas obras pú-
blicas sin sus esculturas? ¿O algunas
esculturas fuera de“su”obra pública?
No sería lo mismo, ni la obra pública
ni la escultura.
• Creo-aseguro-que el doble binomio
escultura-obra pública/obra pública-
escultura representa un mundo pen-
diente de estudiar, de analizar, de ex-
plotar/rentabilizar desde el punto de
vista profesional, mundo al que los
profesionales escultores/ingenieros de
obras públicas tenemos la obligación
moral y social de escudriñar, estudiar
y aportar, en definitiva, arte e inge-
niería para beneficio de la sociedad
en la que estamos inmersos y para
las generaciones futuras.
COMENTARIOS
Los viajes profesionales, de ocio, de
rutina, de negocio, incluso los vacacio-
nales, nos permiten observar/contem-
plar/fotografiar algunas esculturas, bien
porque nos llaman la atención, bien
porque representan una referencia en el
espacio donde se encuentran ubicadas,
bien porque son una parte del patrimo-
nio local, o bien por curiosidad.
Pero lo cierto es que esas esculturas
se encuentran situadas, generalmente,
en una obra pública, a veces no inserta-
das, mas sí adosadas.
No existen, al menos desde el cono-
cimiento personal del que esto suscribe,
demasiados estudios referentes a lo que
podríamos definir como
“La integración
de las esculturas en las obras públicas”
.
Cuando amediados de los años 1990,
del pasado siglo XX, se realizaban obras
de reurbanización en la zona conocida
en la ciudad de Salamanca como“entre
Puentes”, hubo que desplazar la famosa
Foto 3: Julio Robles
Foto 2: El Zangarrón
Foto 4: Los Arcos
1...,17,18,19,20,21,22,23,24,25,26 28,29,30,31,32,33,34,35,36,37,...76