Editorial
septiembre-diciembre 2012 /
pág 5
La deuda de lo “bailao”
L
os expertos no se ponen de acuerdo sobre si la cresta del
boom
­económico se alcanzó en 2006 o 2007, lo que sí está claro es que en
su representación gráfica, la pendiente del periodo de crecimiento,
aun siendo muy pronunciada, no tiene nada que ver con la, casi
caída libre, que se ha producido desde entonces.
Por hablar de nuestro sector, desde el 2007, el volumen de negocio ha
descendido un 70%, perdiéndose en este último año un 20% respecto del
anterior. Esto se deduce tanto de los descensos de consumo en áridos,
cemento o betún, como de los volúmenes de obra contratada por las ad-
ministraciones. Lo anterior se ha traducido en unos niveles de paro, para
la profesión, desconocidos e impensables.
A toro pasado, muchos son los expertos que ante el cadáver de la eco-
nomía ejercen de forenses, encuentran explicación a todo lo ocurrido y
añaden que “se veía venir”. Se hace difícil creer que ninguno de ellos ad-
virtió a los que organizaban o permitían la gran fiesta del endeudamiento
“sin límite”.
Todos conocemos el famoso colmo del pesimista “¿y si nos quitan lo
bailao?”, evidentemente no es posible, pero el préstamo del “baile”vamos
a tardar muchos años en pagarlo.
Una vez lamidas las heridas, solo queda aprender de los errores y
reinventar el sector y la profesión. Desde el Colegio de Ingenieros Técni-
cos de Obras Públicas vamos a poner nuestro mayor empeño para que la
situación mejore, no solo con acciones concretas –fomentando la forma-
ción continua y el empleo– sino también cambiando la filosofía de la pro-
pia institución, tal y como explica Paloma Gázquez Collado, nueva presi-
denta de este Colegio desde el pasado mes de noviembre, en la entrevista
que se incluye en el presente número.
Según nos comenta, algunas de las acciones que el Colegio pretende
emprender, en esta nueva etapa que ahora comienza, serán: impulsar el
Portal del Empleo y el Área de Internacionalización; desarrollar un sis-
tema de Acreditación Profesional; fomentar las actividades del Área de
Formación, haciéndola más atractiva y competitiva para los colegiados; y,
trabajar para que los ingenieros técnicos y graduados en Ingeniería Civil
tengan acceso a los puestos de máxima responsabilidad del Grupo A1.
Debemos buscar nuevas oportunidades en tiempos de crisis. Seamos
optimistas y creativos. ¡No nos queda otra!
n
“Un optimista ve
una oportunidad
en toda
calamidad, un
pesimista ve
una calamidad
en toda
oportunidad”.
WinstonChurchill
Cimbra
1,2,3,4 6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,...78