septiembre-diciembre 2012 /
pág 23
Cimbra
Reflexión de la luz
Este es uno de los fenómenos óp-
ticos más sencillos (en su explicación
elemental): si encendemos una linter-
na apuntándola hacia una superficie
pulida (por ejemplo un espejo) ve-
remos como el haz de luz producido
por la linterna parece que rebota, diri-
giéndose por ejemplo hacia una pared,
hacia el suelo, hacia el techo…, depen-
diendo de cómo orientemos la linterna.
En otras palabras, cuando la luz (o
un “rayo luminoso”) incide sobre un
cuerpo, éste retine unos instantes su
energía y a continuación la devuelve
al medio en mayor o menor propor-
ción, de manera que en superficies
ópticamente lisas, debido a interfe-
rencias destructivas, la mayor parte de
la radiación se pierde, excepto la que
se propaga con el mismo ángulo que
incidió. Este fenómeno se llama “re-
flexión”y gracias a él podemos ver los
objetos no luminosos por sí mismos.
Realmente no existe superficie que
no refleje parte de luz que recibe. Las su-
perficies límites de los cuerpos transpa-
rentes reflejan la luz: el agua de un lago,
la superficie de una pompa de jabón, re-
flexión del Sol en las ventanas, etc.
Las leyes de la reflexión fueron
descubiertas experimentalmente por
Snell (o Snellius) y dicen:
- El rayo incidente, el rayo refleja-
do y la normal (la perpendicular N al
espejo en el punto de incidencia) se
encuentran en el mismo plano.
- El ángulo de incidencia (
i
) es
igual al ángulo de reflexión (
r
) para
todas las longitudes de onda.
Reflexión especular
No todas las superficies muy lisas
(pulimentadas) reflejan lo mismo: al-
gunos metales como la plata (llegando
a reflejar el 93% de la luz visible inci-
dente) y el aluminio absorben poco la
luz blanca y por ello desde la antigüe-
dad se hacen espejos de esos metales:
en los espejos modernos la capa de
plata o aluminio se deposita sobre una
plancha de vidrio, la cual protege el
metal y hace al espejo más duradero.
Así tenemos la “reflexión especular”
en la que al tratarse de una superficie
lisa, los rayos reflejados son paralelos,
es decir tienen la misma dirección.
Reflexión difusa
Como hemos dicho, todos los cuer-
pos reflejan parte de la luz que incide
sobre ellos, pero la mayoría producen
una“reflexión difusa”(a excepción de las
microscópicamente lisas y planas). La
“reflexión difusa”se origina en los cuer-
pos que tienen superficies rugosas, no
pulidas: esto es lo que nos permite ver
los objetos que nos rodean sin deslum-
brarnos aunque estén iluminados por
una luz intensa. El sistema óptico del
ojo recoge los rayos difundidos y forma
con ellos la imagen del objeto.
Cada rayo de luz que incide sobre
una partícula de la superficie obede-
cerá la ley básica de la reflexión, pero
como las partículas (de un papel, una
pared, la superficie de una mesa, etc.)
están orientadas de manera aleatoria,
las reflexiones se distribuirán de ma-
nera aleatoria, en múltiples direccio-
nes y no existe un único ángulo de
transmisión o de reflexión. Una su-
perficie perfecta de reflexión difusa en
la práctica reflejaría la luz igualmente
en todas direcciones, logrando una
terminación mate perfecta.
Las superficies de vidrio con dibu-
jo o delicadamente grabadas produ-
cen significativas reflexiones difusas.
Reflexión especular/difusa
Muchas reflexiones son una com-
binación de los dos tipos anteriores, y
así podemos considerar:
Ángulo de incidencia=Ángulo de reflexión.
Reflexión especular.
Reflexión difusa.
Reflexión mixta.
Las superficies
límites de
los cuerpos
transparentes
reflejan la luz: el
agua deun lago, la
superficie deuna
pompa de jabón,
reflexióndel Sol en
las ventanas, etc.
1...,13,14,15,16,17,18,19,20,21,22 24,25,26,27,28,29,30,31,32,33,...78